jueves, 14 de marzo de 2013

EL PELIGRO DE CONSTRUIR SOBRE CASTILLOS DE NAIPES. LA ENTREVISTA COMPLETA



PUBLICADO EN "EL MUNDO" Y EN VARIOS MEDIOS
EL COLAPSO DEL TERRENO EN EL CONDADO DE HILLSBOROUGH (FLORIDA) SE TRAGÓ A UN HOMBRE

Lo mejor para evitar catástrofes es una actitud mental acorde con los nuevos conocimientos que tenemos de la Tierra, que aunque no son muchos, nos han servido ya para hacer de la Naturaleza una cuestión social, porque la hemos hecho social.

Cuando decimos nuestro "patrimonio natural" expresamos una actitud profundamente moderna, es verdad, pero también arrogante y de apropiación de una dinámica que a duras penas comprendemos y menos aún podemos controlar.


ENTREVISTA COMPLETA CONCEDIDA AL PERIODISTA CIENTÍFICO RICARDO DUDDA  PARA EL DIARIO  "EL MUNDO"


1. Ricardo Dudda: ¿Por qué pudo ocurrir tan repentinamente este suceso? ¿No se producen estos socavones de una forma progresiva?

Antonio Aretxabala: Para explicar el rápido colapso del terreno es necesario comprender que se trata de un proceso que va generando inestabilidad poco a poco con el tiempo, normalmente por desaparición del una parte del mismo entre las partículas en la parte profunda afectada por corrientes de agua, el proceso es de disolución de la roca calcárea existente en el condado de Hillsborough, va desapareciendo el terreno de forma progresiva aún siendo estable, también por cierto lavado de las partículas que resisten la disolución.

Queda una estructura muy porosa, con muchos huecos por desaparición de partículas que denominamos en geotecnia "estructura en castillo de naipes". Finalmente un pequeño impuso, un golpe, el paso de un vehículo, una rotura de una tubería, etc., es capaz de hacer colapsar todo un sistema que terminó con esa estructura tan parecida a un castillo de naipes. Lo que se produce de una manera progresiva es la acumulación de inestabilidad, es decir la configuración de ese castillo de naipes, el colapso, como la metáfora a la que apelamos, es instantáneo.


2. R.D.: ¿Son siempre causados estos fenómenos por la acción del hombre o también se producen de forma natural?

A.A.: También de manera natural, la propia Naturaleza tiene su dinámica, es nuestra responsabilidad conocerla, comprender sus procesos y actuar en consecuencia, si construimos en una zona propensa a colapsos no es culpa de la Naturaleza, esa dinámica precedía al ser humano, puede hacerse, pero tomando medidas preventivas, si éstas no se toman, nos exponemos a un peligro. Pero en el caso de los colapsos igual que en de las inundaciones, corrimientos, terremotos, etc. Debemos conocer el territorio sobre el que habitamos, para ello tenemos una herramienta inigualable, es desarrollar a partir de la confección de mapas de riesgo, la ley del suelo de 2008, especialmente su artículo 15.


3. ¿Como influyen las lluvias y sequías en estos fenómenos?

Las lluvias sobre todo en un clima como el de Florida, de altas temperaturas y mucha humedad, propician un ambiente para la creación en el terreno de esas estructuras en castillo de naipes, son muy porosas, con muchos huecos y sólo hace falta que al terreno le afecte una fuerza "exógena" como un reventón de una tubería, unas lluvias muy copiosas, una sequía con abuso en los riegos, algo que se ha reportado en Florida en ocasiones como causa de esos colapsos del terreno, una vibración natural (sismo) o artificial (tráfico), etc.

Cualquier perturbación externa puede desmoronar el equilibrio del sistema suelo (partículas-huecos) que se mantiene estable gracias a la cohesión natural o fuerza "endógena", es decir a la atracción entre las partículas; un exceso de agua o vibración puede desmoronar de golpe, por eso el proceso se conoce como colapso, hundimiento, etc. Volvamos a recordar cómo se cae un castillo de naipes y también que está compuesto por los naipes, pero no olvidemos que en su estructura la definición es también de los huecos, si éstos no existiesen tendríamos una baraja, una castillo de naipes es una baraja ordenada de una determinada manera.


4. ¿Qué se hace cuando esto ocurre? ¿Se tapan con cemento? ¿No existen acuíferos subterráneos? ¿Qué ocurre con ese agua acumulada?

La prevención siempre es en geología la mejor de las herramientas, lo primero se debe conocer el medio (ley del suelo de 2008), si es o no es propenso a colapsos; es fácil, cualquier geólogo o estudiante lo detectaría. Lo segundo, una vez detectado, hay que actuar en consecuencia, o no construir en ese lugar o tomar las medidas pertinentes, tales como reforzar el terreno o evitar la afluencia de agua con drenajes perimetrales, que al fin y al cabo, lo que se trata es de evitar la acción de las fuerzas "exógenas", hay también medidas anti vibraciones, etc.

Lo normal es cimentar con pilotes en capas profundas que no se vean afectadas por estos fenómenos. Cuando se producen los colapsos, se puede actuar rellenando los embudos, las dolinas, o los huecos dejados con diferentes materiales, todo dependerá de lo que se quiera conseguir, hay zonas que incluso las dejan así como parte del paisaje kárstico, si no es zona urbana claro. 

Pueden existir acuíferos subterráneos, pero el proceso de colapso no es directamente dependiente de ello ni de su profundidad, el hueco puede ser un acceso tipo embudo hacia los acuíferos, pero puede no serlo también, habría que estudiar cada caso particular. Normalmente el agua tiene su propia dinámica, y es a ella a la que deberemos ajustarnos, no deberíamos imponer nuestra terca voluntad si se conocen procesos hídricos poderosos, al fin y al cabo la Naturaleza puede darnos respuestas muy violentas en esas zonas de la Tierra por donde suele disipar su energía: ramblas, cursos de agua, abanicos aluviales, fallas; si nosotros hacemos nuestras casas o negocios en esas zonas, deberíamos saber a lo que nos arriesgamos, en España hay casos muy concretos, por ejemplo el camping de Biescas sobre un abanico aluvial cuyos períodos de recurrencia se estimaban en cientos de años, allí murieron 87 personas, hubo cientos de heridos. 

El hospital de Lorca estaba justo encima de una zona capaz de amplificar las ondas sísmicas, el peor de los lugares para hacerlo, la población navarra de Peralta tiene todos los años patologías en edificios, algunos de ellos con ruina total debido a colapsos del terreno similares a los de Florida, son muchos los ejemplos, y muchos más que empezaremos a comprender cuando despertemos y nos demos cuenta de la cantidad de urbanizaciones que ubicamos en lugares de riesgo en los años del voraz urbanismo bulldozer.

PERALTA (NAVARRA) EL PARÍSO DE LAS PATOLOGÍAS POR TERRENOS COLAPSABLES Y OTRAS...

5. ¿Qué se debe hacer para que no ocurran estas desgracias de nuevo?

Pues como ya hemos comentado deberemos ser conscientes y honestos, conscientes de vivir en una interfaz muy frágil y muy estrecha, entre la atmósfera y la hidrosfera y actuar de forma responsable. Es posible que España tenga que replantearse muchas cuestiones concernientes a la gestión, la convivencia y el poder del agua. La implantación de políticas preventivas y optimizadoras, acordes con los rasgos ambientales, geológicos, climáticos, y de distribución del territorio, se advierten aún como algo difuso y limitativo de desarrollo económico. 

Las actuaciones post-catástrofe o posteriores a las patologías, se orientan mucho más hacia una exigencia de recuperación de la situación igual a la anterior que hacia la posibilidad de impulsar nuevas políticas para favorecer la resistencia futura y la resiliencia. Una muy minoritaria opinión, menos del 10% de la población, culpabiliza a los condicionantes naturales del territorio. Está claro que sobre el agua y su poder hay bastante desinformación, pues se trata de un discurso vertical, si nuestros dirigentes insisten en sus grandilocuentes "soluciones definitivas" mucha gente acaba adoptando esa visión como la única posible, una muestra más de la deficiencia pedagógica de nuestras instituciones y de algunos medios de comunicación de masas; no se divulgan soluciones resistentes y resilientes a medio y largo plazo, se resalta lo inmediato, lo catastrófico, aunque el agua ha demostrado siempre que ante la inmediatez es indiferente.


6. ¿Qué pasa con las zonas que ya están construidas sobre zonas así de inestables, como es el caso de Florida, que está asentada sobre dolinas de hundimiento? ¿Qué solución puede haber para que no ocurra de nuevo, a parte de no construir en las zonas más inestables?

El terreno de Florida es muy propenso a los hundimientos de tierra, abundan las cavernas subterráneas, pues es un terreno calcáreo o kárstico, un tipo de roca muy vulnerable que se erosiona y disuelve fácimente con el agua. Un hueco cerca de Orlando creció hasta 122 metros en 1981, se tragó cinco automóviles, dos negocios, una casa y una piscina olímpica. Más de 500 hundimientos del terreno se han reportado en el condado de Hillsborough desde que el estado de Florida comenzó a llevar un registro en 1954. Entonces se ha conocido que hay zonas urbanizadas en lugares vulnerables. En general se toman medidas evaluando el peligro, si es poco, moderado, o mucho, y dependiendo de ello se refuerzan los cimientos, se aísla la zona con drenajes perimetrales o zanjas de recogida de agua, incluso se desaloja la zona y se declara zona no apta para construir. 

Para que estas cosas no vuelvan a ocurrir habría que actuar sobre los agentes naturales (uno o varios) que los provocan, lo cual es peligroso, pero podemos preservar, como hemos indicado, la zona considerada de la actuación de esas fuerzas "exógenas", evitando que entre el agua o transmitiendo las cargas de las edificaciones a terreno profundo seguro, de tal forma que si se desencadena el proceso las estructuras estén a salvo. La Naturaleza a pesar de todo lo que nos da y nos quita es uno de nuestros mayores tesoros, actuamos sobre nuestro territorio y hablamos de él como si fuéramos sus dueños. 

Lo mejor para evitar catástrofes es una actitud mental acorde con los nuevos conocimientos que tenemos de la Tierra, que aunque no son muchos nos han servido ya para hacer de la naturaleza una cuestión social, porque la hemos hecho social, cuando decimos nuestro "patrimonio natural" expresamos una actitud profundamente moderna, es verdad, pero también de apropiación de una dinámica que a duras penas comprendemos y menos aún podemos controlar; y peor todavía si seguimos evitando aportar fondos de investigación que deberíamos dedicar a la comprensión de esta frágil y estrecha interfaz (entre la atmósfera y la hidrosfera) en la que habitamos.

NOVIEMBRE DE 2010, CRÁTER DE 20 m EN SCHMALKALDEN (ALEMANIA)

ARTÍCULO (PDF) SOBRE TERRENOS COLAPSABLES EN NAVARRA PUBLICADO EN REVISTA DE EDIFICACIÓN (RE35) INGENIERÍA DEL TERRENO (INGEOTER Nº8) E INGEOPRES