domingo, 29 de septiembre de 2013

SISMICIDAD INDUCIDA POR INYECCIONES DE GAS EN EL GOLFO DE VALENCIA


PUBLICADO COMO "TEMBLORES" EN ABC Y OTROS MEDIOS
  FIGURA 1: 1-X-2013 5:32h (4,2 Mw) SENTIDO EN LAS POBLACIONES CERCANAS


Castellón era la provincia con menor actividad sísmica de todas las que asoman al Mediterráneo. Al mismo tiempo que se reconoce que los más de 350 terremotos registrados en menos de un mes frente a Vinaròs son provocados por la inyección de gas, se busca cómo achacarlos a la propia Naturaleza. 

Ahora, después de desatar la sismicidad, se pretende discriminar cuáles de esos seísmos podrían ser debidos a causas naturales y cuáles provocados, una tarea absurda conociendo los precedentes y los acontecimientos. Todos son provocados. Las pruebas circunstanciales son infalibles, el resto es querer negar la evidencia.

Después de haber detonado la sismicidad, y con carácter urgente, se paralizan las inyecciones y se solicita abarcar de manera acuciante el estudio sismológico y de impacto en la zona que no se consideró en su momento; ello a pesar de que las peticiones ya se habían presentado por parte de algunas asociaciones ciudadanas, ante las alegaciones al proyecto. También las empresas que en su momento explotaron el petróleo avisaron del riesgo.

Una vez más la investigación geológica se margina, la experiencia muestra una y otra vez que es la única vía para evitar la improvisación y que al final hay que afrontarla. El día 1 de octubre de 2013 a las 11 horas se activa el Plan de Riesgo Sísmico de la Generalitat en las localidades de Benicarló, Peñíscola y Vinaròs (situación 0).


1. INTRODUCCIÓN

1.1 LOS TERREMOTOS

En menos de un mes, desde que la empresa Escal-UGS a través de la plataforma Castor preparada para inyectar gas en el subsuelo, retomó la inyección de gas en aguas de Castellón, se han registrado frente a las costas de Vinaròs y Peñíscola más de 350 microseísmos (entre 0,8 y 4,2 M). El pasado día 24 de septiembre, de madrugada, se produjo uno de mayor magnitud 3,8 ML y el día 30 varios (más de 70) de hasta 3,9 Mw, uno a las 0:15h y otro a las 4:21h.

TABLA 1: LA ZONA NORTE DE LA COSTA DE CASTELLÓN HA REGISTRADO UN TOTAL DE 11 SEÍSMOS SENTIDOS POR LA POBLACIÓN DESDE EL DÍA 24 DE SEPTIEMBRE DE 2013. ESE DÍA FUE EN EL QUE COMENZARON A SER PERCIBIDOS, EL DÍA 1 DE OCTUBRE FUE EL MÁS ENÉRGICO (4,2 Mw), SIENDO LOS MÁS INTENSOS (IV) LOS DE LA MADRUGADA DEL DÍA 3 DE OCTUBRE. SIN EMBARGO HAN SIDO MÁS DE 350 LOS MICROSEÍSMOS REGISTRADOS DESDE QUE COMENZARON LAS INYECCIONES DE GAS EN EL SUBSUELO A 22 km DE LA COSTA.

El día 1 de octubre de 2013 se produce un episodio de casi un centenar de terremotos, a las 5:32 h se produce un impacto de 4,2 Mw con hipocentro a 3 km de profundidad; éste de la madrugada del día 1 de octubre es el más importante recogido por el Observatorio del Ebro desde 1975. Se reportan llamadas al 112 en Castellón capital y en las localidades situadas frente a la plataforma Castor, Vinaròs, Benicarló, Peñíscola, etc. La madrugada del día 3 de octubre se registran dos terremotos ambos de magnitud momento 4,1 Mw uno a las 1:06 h y otro a las 1:29 h; estos dos últimos terremotos alcanzan intensidad IV. En esta zona apenas hay actividad sísmica de origen natural, aunque veremos como ahora esa calificación será sometida a posibles cambios y un más que probable manejo por intereses no estrictamente científicos.

FIGURA 2: DIRECCIONES PREFERENTES DE LOS ACCIDENTES TECTÓNICOS DE LA ZONA A ESCALA REGIONAL. FUENTE: MAPA TECTÓNICO DE ESPAÑA (IGME)

El sur de Cataluña y norte de Castellón es la zona de colisión de dos grandes estructuras tectónicas: la cordillera Ibérica y la cordillera prelitoral costera Catalana. En esa zona (figuras 2, 3, 4 y 9) se observan dos grandes familias de fallas asociadas y de direcciones NO-SE y NE-SO. Estas fallas se pueden observar en superficie pero también progresan hacia el interior del mar donde desplazan unos bloques respecto otros de forma progresiva. 

El fondo marino de la costa de Alcanar-Vinaroz estaría formado por una serie de bloques hundidos y dislocados procedentes de la actividad geológica en los últimos millones de años de estas fallas normales. Es en estos bloques donde se hizo inicialmente la extracción de petróleo que rindió en los años 70 y 80 del siglo XX, y es donde actualmente se desarrolla el proyecto Castor con inyección de gas en el almacén 'natural' situado a una profundidad de unos 1.750 m. La más conocida es la falla de Amposta de entre 50 y 60 km de longitud (figura 9).

Lo que sí hay que observar desde el punto de vista geomorgológico y tectónico es una marcada disposición de epicentros NO-SE y NE-SO (figuras 2, 3, 4, 9 y 12) que coincide con la dirección de las grandes estructuras tectónicas peninsulares y de esa zona en concreto, el mapa geológico de la zona de Alcanar (figura 3) es muy representativo del gesto físico global que las fuerzas tectónicas han esculpido en ese área. Muchas de esas fallas hoy detonadas por las inyecciones, no son muy grandes (pensemos en un modelo fractal), pero lo suficiente (10-15 km de longitud) como para provocar terremotos entre 5 y 6 de magnitud, éstas además continúan tierra adentro.

FIGURA 3: DISTRIBUCIÓN DE ACCIDENTES TECTÓNICOS Y CORTE GEOLÓGICO EN LA ZONA DE ALCANAR: IGME PROYECTO MAGNA 1:50.000

De algunas de las fallas estudiadas, se conoce su evolución con abundantes evidencias paleosísmicas de actividad cuaternaria reciente. Pueden considerarse por lo tanto fallas activas susceptibles de ser detonadas por cambios bruscos de presión (como es el caso) y de las condiciones tensionales del entorno. La asociación espacial y temporal de los fenómenos de inyección y sismicidad, indican lo infalible de dicha confluencia (figura 4).

FIGURA 4: DISPOSICIÓN EPICENTRAL A DÍA 1-X-2013 NO-SE Y NE-SO
Una vez más (y ya son varias) se demuestra lo necesario de ser seriamente considerado como prueba circunstancial desencadenante de la sismicidad; pero no por ello hay que buscar una justificación al hecho de que parte de los eventos sean de origen natural (informe a tal efecto independiente y ya pedido con carácter urgente por Escal-UGS), pues dependiendo de la perspectiva que se adopte todos lo son, pero también es verdad que todos son provocados. Ahora posicionarse en una u otra mirada puede ser ya una cuestión subjetiva o interesada. Muchos sabíamos que éstos se iban a producir y así lo adelantamos incluso en este blog en 2012.

El proceso mecánico que genera la sismicidad inducida por el ser humano consiste fundamentalmente en la relajación de tensiones acumuladas por cambios en la presión hidrostática y en la presión intersticial o de poros, como lo hace por ejemplo la hidrosismicidad natural, concentrando esa relajación de manera artificial y forzada en el tiempo y en el espacio. Haciendo de esta manera que eventos que se iban a producir de manera natural en el transcurso de cientos o miles de años, se den una cita espacial y temporal en una zona estimulada en un momento determinado, a partir de un detonante, en este caso, el cambio brusco en apenas unas semanas de las condiciones tensionales adquiridas durante miles de años.


1.2 LAS PERSONAS

En cuanto a la reacción de la población, las redes sociales se hicieron reflejo del fenómeno sísmico la madrugada del 24, pero explotaron en la del día 30 de septiembre, hubo personas que notaron perfectamente el movimiento sísmico, oyeron crujir sus casas y moverse objetos, así como temblar cristales, etc. Pero aún fue a más, el día 1 de octubre a las 5:32 h de la mañana un seísmo de 4,2 Mw impactó en las localidades frente a la plataforma Castor que inyectaba el gas; comenzó así lo que ya habíamos anunciado aquí en este blog en noviembre de 2012 (ver nota al final) cuando nos sugirieron hablar sobre fracking, inyecciones de gas y fluidos y sismicidad inducida.

Fue Miguel de Las Doblas, el geólogo que a sugerencia mía canalizando la petición de varios alumnos de la Faculta de Ciencias y personas vinculadas a asociaciones ciudadanas preocupadas por los efectos nocivos de la fractura hidráulica y las inyecciones de fluidos, quien describió en este blog lo que hoy sufren miles de personas, él se adelantó hace casi un año al fenómeno inducido y que hoy podemos comprobar cómo ha traído tanto desasosiego y ha creado incluso cierta alarma social.

FIGURA 5: EQUIPO DE GOBIERNO Y DIRECTIVOS DE ESCAL-UGS
PREPARAN UNA VISITA A LAS INSTALACIONES EN 2010

La Plataforma Ciutadana en Defensa de les Terres del Sénia presentó en 2010 un recurso de alzada contra la “Resolución de 7 de junio de 2010, de la Dirección General de Política Energética y Minas, por la que se otorga a Escal-UGS S.L. autorización administrativa y reconocimiento de la utilidad pública de las instalaciones y servicios necesarios para el desarrollo del proyecto de almacenamiento subterráneo “Castor” (BOE núm. 145 de 15/06/2010)”. 


En ella se decía que “El Observatorio del Ebro, considera que se debe estudiar la frecuencia y magnitud de la actividad sísmica incluyendo pruebas que aseguren que las presiones debidas a la inyección no causen fracturas en las rocas”, pues “no se ha incorporado estudio sismológico sobre el riesgo de una falla próxima a la plataforma marina que pudiera resultar un riesgo para la seguridad”. No hubo contestación (ver figura 9).


1.3 LA INDUSTRIA

La obra para inyectar gas en el subsuelo frente a Vinaròs, aprovecha la estructura geológica abandonada del antiguo yacimiento petrolífero de Amposta (Montsià), y ha sido posible gracias a una inversión de 1.300 millones de euros, aportados por un consorcio de 19 bancos internacionales, cinco de ellos españoles. En diciembre las obras de construcción del gran depósito subacuático de gas natural entraron en su recta final y la empresa promotora, Escal UGS (ACS, Florentino Pérez) informaba de que más del 90% de las obras ya estaban realizadas. Las inyecciones comienzan en septiembre (figura 6).

FIGURA 6: LA PLATAFORMA CASTOR
El pasado día 16 de septiembre de 2013, se paralizaron las operaciones de inyección, ya se habían terminado las reservas para esta primera tanda de inyección, días después la actividad sísmica continuaba y los terremotos se habían incrementado en magnitud. Algunas voces indican ya que la parlización fue debida a la "prudencia" al detectarse la sismicidad. Por ejemplo la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, ha asegurado que la decisión del Gobierno de pedir el cese temporal de actividad en el almacenamiento subterráneo de gas natural del Proyecto Castor, frente a la costa de Vinaròs (Castellón), es una medida "puramente preventiva y de precaución".

1.4 EL MUNDO DE LAS FINANZAS

La agencia de calificación Fitch asegura que ACS les ha informado de que el Instituto Geológico ya ha iniciado un estudio sobre los motivos de los terremotos y que el Ministerio de Industria ha iniciado ya la auditoría de costes de Castor, un proceso imprescindible para recibir la autorización definitiva de operación financiera (1.400 millones de € emitidos en bonos). Recordemos que el presupuesto inicial era de 500 millones de € y el coste final de unos 1.300 millones. Fitch esperaba que esto se produjera en mayo de 2014.

Ahora la incertidumbre que abre esta situación geológica y ambiental puede incluso provocar el cierre de la instalación de confirmarse la relación entre los terremotos y el almacén de gas. Por ello el modelo geológico insuficientemente estudiado sobre el que se ha diseñado el almacén para gas colchón (como veremos más abajo en el punto 3.4) tiene unas consecuencias inesperadas que pueden afectar profundamente a la economía de todos los españoles. ACS podría renunciar a la concesión y pedir una indemnización.


EL PROYECTO CASTOR. ALMACÉN DE GAS NATURAL


2. EL ALMACÉN SUBMARINO

El almacén de gas submarino se encuentra a más de 1.750 metros de profundidad y 22 km de la costa. “Es una montaña bajo el mar, está sellada con arcilla y fango, lo que impide el escape del gas”, explica Recaredo del Potro, presidente de Escal-UGS. El proyecto Castor está formado por una plataforma marina fija desde la que se han perforado 13 pozos para poder inyectar primero gas natural y después poder extraerlo. También forma parte del proyecto una planta de operaciones terrestre situada en Vinaròs y un gaseoeducto de 30 kilómetros, 22 submarinos y 8 terrestres. La función del gaseoducto es conectar el depósito submarino con la planta de operaciones (figura 7 y figura 12).

FIGURA 7: LA SISMICIDAD ALREDEDOR DEL ALMACÉN SUBMARINO Y DATOS TÉCNICOS (FUENTE: elpais.com)

Para construir con precisión estas estructuras de dimensiones colosales, se desplazó hasta la zona la grúa flotante más potente y grande del mundo. La base del núcleo marino central del proyecto Castor se construyó en las instalaciones de Dragados Offshore (Cádiz); la plataforma de procesos, de 9.000 toneladas, se transportó desde el puerto Corpus Christi en Texas (EEUU). El denominado gas colchón debe estar a una presión mínima (cerca de 100 bar) para poder entrar en el preceso de conducción (figura 8).


FIGURA 8:ARRIBA: CROQUIS 3D DEL PROCESO DE INYECCIÓN Y EXTRACCIÓN, ABAJO: DISPOSICIÓN DE CAPAS Y ACCIDENTES TECTÓNICOS. FUENTE: ESCAL-UGS Y LA VANGUARDIA


3. LA PARALIZACIÓN

3.1 LA REITERADA DEFICIENTE INFORMACIÓN Y LAS CONTRADICCIONES 

Una vez más jugamos con medias verdades, afirmaciones contradictorias y con una opinión mediática manipulada, lo cual hace que estas prácticas vayan poco a poco siendo rechazadas, mal vistas y adquiriendo un carácter sospechoso como lo está siendo el fracking o la explotación de según qué minerales o recursos naturales, debido a la imprecisión, la sensación de no atender al bien general, etc.

Precisamente en este aspecto, el informativo, nuestras instituciones siguen practicando una pedagogía y divulgación bastante oscura y deficiente. No es la primera vez tampoco que esto ocurre con el Proyecto Castor. Algunas asociaciones vecinales ya se habían adelantado a las consecuencias que ello iba a traer cuando no existía un estudio sismológico dedicado que ahora habrá que realizar a posreriori y después de más de 350 terremotos.

El ministerio de Industria ordenó el día 26 paralizar la inyección de gas colchón al detectar que se habían producido demasiados seísmos en la zona. Según señalaron fuentes de la empresa Escal-UGS, a la agencia ACN de noticias, ahora los técnicos "...confían en que el informe que realicen en el IGN, confirme que los seísmos se producen porque la plataforma está construida en una zona de importante actividad sísmica..." . Hasta ahora en los círculos de expertos la zona era conocida por su escasísima actividad pero respetable potencial (decenas de miles de años de recurrencia, figura 9 c y fallas de decenas de km); si observamos la longitud de algunas de las fallas de la figura 9 a y b veremos ese "respetable" potencial. Por lo tanto, es chocante que se haya sugerido desde algunos departamentos el hecho de que podría tratarse de terremotos estrictamente naturales... 

Recordemos que a este respecto, el director de la Red Sísmica Nacional corroboró que no hay motivo de alarma: "... Desconocíamos que se estuviera efectuando ningún tipo de inyección de gas en esta zona, pero podemos corroborar que se trata de un seísmo tectónico igual al que estamos detectando en otras partes de la península. Es un fenómeno como el que puede producir cualquier pequeña falla, pero lo cierto es que se trata de una zona con escasa actividad sísmica y donde no suelen registrarse este tipo de fenómenos...". De uno u otro modo, confirmó que frente a las costas de Vinaròs "... no existe ninguna gran estructura de fallas que pueda generar seísmos de gran magnitud y ni siquiera de intensidad media que puedan ser percibidos por la población. Para que haya un gran o medio terremoto debe haber una gran estructura de fallas que en la costa de Castelló y de Vinaròs concretamente no hay; y los pequeños seísmos registrados no pueden cambiar ningún patrón ni aumentar el riesgo...".  (Ver figuras 2, 3, 4, 9 y 12)

En el lado contrario tenemos a Protección Civil, que avanza en una nota de prensa: "... La actividad sísmica en esta zona se está produciendo en una falla en el interior del mar frente a la costa del Delta del Ebro y de Castellón, lo que evitaría un sismo de gran magnitud. Sin embargo, la zona es de un peligro sísmico no despreciable y, por tanto, tampoco se puede descartar una tendencia al crecimiento en la magnitud de los seísmos. Las herramientas actuales no permiten predecir la tendencia exacta de la serie sísmica, es decir, si se mantendrá o desaparecerá la actividad sísmica en los próximos días. Estos seísmos se producen en el entorno del almacén de gas natural Castor, frente a las costas de Vinaròs..."



FIGURA 9: ARRIBA: a) FALLAS ACTIVAS DE LA ZONA, ALGUNA DE ELLAS DE MÁS DE 60 km. FUENTE: IGME. PARA VER FALLAS ACTIVAS DE LA PENÍNSULA Y ALREDEDORES Y LOS ESTUDIOS TECTÓNICOS REALIZADOS PINCHAR AQUÍ.

AL MEDIO b): RELACIÓN ENTRE LA MAGNITUD Y EL MOMENTO SÍSMICO DE LOS TERREMOTOS Y LA LONGITUD DEL SEGMENTO DE FALLA QUE LOS GENERAN SEGÚN MATSUDA 1975 Y SHIMALAZKI 1986. MÁS ABAJO c) ALGUNOS DATOS SOBRE LA FALLA DE AMPOSTA.


3.2 EL PLAN DE EMERGENCIA SÍSMICA. RETOMANDO LA OPINIÓN GENERAL

El día 1 de octubre de 2013 a las 11 horas se activa el Plan de Riesgo Sísmico de la Generalitat en las localidades de Benicarló, Peñíscola y Vinaròs (situación 0) "seguimiento".

Todavía hoy en día las actuaciones post-catástrofe y post-emergencia se orientan mucho más hacia una exigencia de recuperación de la situación igual a la anterior que hacia la posibilidad de impulsar nuevas políticas que favorezcan la resistencia futura y la resiliencia.

Recientemente un estudio de lo que opina la población en torno a estas imprevisiones y catástrofes pone sobre la mesa la falta de perspectivas futuras de mejora, y la prevalencia de la voluntad y el discurso de querer retomar situaciones pasadas.

Es de subrayar la muy minoritaria opinión (menos del 10%) que culpabiliza exclusivamente a los condicionantes naturales del territorio por el desencadenamiento de estas imprevisiones e impactos.

Sin duda se trata de un discurso vertical: si nuestros dirigentes insisten en sus grandilocuentes "soluciones definitivas" mucha gente (que no es especialista en estos temas) acaba adoptando esa visión como la única posible, una muestra más de la deficiencia pedagógica de nuestras instituciones y medios de comunicación de masas; en vez de divulgar soluciones resistentes y resilientes a medio y largo plazo. Y lo mismo vale para los terremotos que para las inundaciones, recordemos que a Murcia en dieciséis meses le tocaron ambos.

3.3 A LA ESPERA DEL INFORME SISMOLÓGICO DIFERENCIADOR

Castellón es la provincia de todas las que asoman al Mediterráneo con menor actividad sísmica; el plan autonómico únicamente prevé posibles riesgos de terremoto de intensidad VI y VII en un periodo de 500 años en cuatro municipios: Bejís, Xilxes, La Llosa y Moncofa. La empresa Escal UGS ha remarcado que lo que ha pedido el Ministerio de Industria es que se detenga el proceso de inyección pero que las tareas de mantenimiento del almacén Castor continúan con total normalidad. Escal-UGS ha querido manifestar que los controles sobre el gas colchón que ya hay en la planta son rigurosos.

Es verdad que ha sido la propia Escal-UGS la que ha actuado de manera transparente, ha avisado de los microseísmos al ministerio, a los medios de comunicación y a los consistorios de la zona, desde el papel de vigilancia como empresa adjudicataria del proyecto su responsabilidad es inmaculada.

Por ello es que la práctica totalidad de la población, al menos que se interese por estos temas, sí estaba informada de lo que sucedía en el Golfo de Valencia, de que se estaban ejecutando inyecciones y de que se iban a producir terremotos pequeños. Es por lo tanto sorprendente que algunas autoridades que velan por la seguridad sísmica del país hayan afirmado desconocer esas labores de inyección de conocido carácter sismogenético, entonces haber pretendido vincularlas a la intensa sismicidad inducida era tarea perdida de antemano.

Ahora, el informe encargado al Instituto Geográfico Nacional con carácter apremiante, distinguirá por orden los seísmos que se han producido de manera natural de los que ha provocado la inyección de gas, como si esta tarea fuese la que puediera dirimir a la Naturaleza o en su caso a la empresa ejecutora de las inyecciones de alguna culpabilidad, sentimiento por otro lado únicamente humano y vinculado a la petición de aquel estudio geológico, estructural y sismológico ambicioso que se pidió por ejemplo en 2010 por la Plataforma Ciudadana en Defensa de les Terres del Sénia. Alertaron entonces de la posible fractura de las rocas y de la activación de fallas cercanas.

El informe urgente discriminatorio se pide cuando todo el mundo sabe también que la sismicidad inducida es un proceso interactivo y el detonante de dicha sismicidad sea ésta etiquetada como natural o inducida, es el ser humano. La empresa ha añadido en informaciones a la prensa que "el informe se hará con técnicos ajenos, cosa que le dará una mayor credibilidad".

Escal-UGS también ha manifestado que desde el principio del proyecto ha incorporado dos técnicos propios para reforzar la unidad sísmica del Observatorio del Ebro y llevar control sobre la inyección de gas. Se trataría de saber si se produce fractura hidráulica por la presión del gas como adelantaron las asociaciones ciudadanas o nosostros en este blog, y la cercanía de algún accidente tectónico (que como hemos visto en el epígrafe 1.1, podrían ser varios y potencialmente susceptibles de generar terremotos M > 4-5) que propicie que el fenómeno pueda incrementarse e incluso acarrear alguna desgracia.


FIGURA 10: ARRIBA REPORTE DEL SERVICIO GEOLÓGICO DE LOS ESTADOS UNIDOS EL DÍA 1 DE OCTUBRE DE 2013 MOSTRANDO LOS TERREMOTOS QUE SE PRODUCEN EN EL MUNDO, ENTRE ELLOS EL 4,2 Mw DE LAS 5:32 h (USGS). ABAJO UN ZOOM MEDITERRÁNEO PARA LOS DEL DÍA 3 DE OCTUBRE (LAS LEVES DIFERENCIAS EN LAS MAGNITUDES SON DEBIDAS AL USO DE ESCALAS ADOPTADAS POR CADA PAÍS, POR EJEMPLO EL emsc SUELE USAR ML Y EL IGN mbLg..

3.4 LA INSUFICIENTE INVESTIGACIÓN GEOLÓGICA Y LOS ERRORES DE SIEMPRE

Siguen siendo demasiadas las ocasiones en que se denuncian las deficiencias técnicas lógicas derivadas del hecho de no disponer de un modelo geológico fidedigno sobre el que poder interpretar comportamientos adecuados de toda obra de infraestructura. Y por lo visto y leído en las últimas noticias e informes de carácter público disponibles, seguimos en una situación de ir poco a poco conociendo el medio sobre el que se actúa, incluso después de abrir la caja de Pandora. 

Este hecho da idea del grado de desconocimiento sobre un modelo fidedigno tridimensional, evolutivo y dinámico, y de la poca investigación en la modelización geológica existente sobre el aspecto más básico a la hora de enfrentarse a un problema de cambios tensionales bruscos cercanos a fallas inertes, pero también susceptibles de generar sismicidad por inducción, inestabilidad de laderas submarinas, y en definitiva la seguridad de la población y de los bienes cercanos afectados.

Por ello la confusión derivada de semejante carencia debiera corregirse. La sismicidad inducida por embalses, cambio climático, inyecciones, etc., sigue siendo considerada marginal en los ámbitos científicos oficiales (en España desgraciadamente es así, siendo algo que se toma muy en serio por ejemplo en EEUU, ver figura 10) hasta que finalmente un estado de inestabilidad y daños en el entorno, viviendas, infraestructuras, paisaje, economía local..., hacen retomar el hilo del conocimiento geológico insuficientemente considerado desde el principio y como en este caso, tristemente aún en proceso de análisis. Es una lección que sigue sin aprenderse, el modelo geológico sobre el que se actúa es fundamental. 

Recortar en investigación sobre el medio que nos sustenta nos cuesta cada vez más y más y ello conlleva muchos perjuicios. Actuamos sobre nuestro territorio y hablamos de él como si fuéramos sus dueños. Una actitud muy moderna pero que encierra varios peligros. La Naturaleza al igual que en toda España también en Castellón es ya una cuestión social porque la hemos hecho social, cuando decimos nuestro "Patrimonio Natural" expresamos una actitud profundamente moderna, es verdad, pero también de apropiación de una dinámica que a duras penas comprendemos y menos aún podemos controlar; y peor todavía si seguimos evitando aportar fondos de investigación que deberíamos dedicar a la comprensión de esta frágil y estrecha interfaz (entre la atmósfera y la hidrosfera) en la que habitamos.

Impredecibles y destructivos, los costosísimos desastres sísmicos, siguen pesando sobre las vidas, las economías y las sociedades españolas que desoyeron o se olvidaron de esta realidad natural y cada vez más también artificial. El resultado como vemos en la costa castellonense y de Tarragona, es que al no valorarlo adecuadamente no se revela el riesgo a quienes toman las decisiones, los administradores y tampoco a las personas normales, a los ciudadanos. En Lorca no se lo esperaban, tampoco en Emilia Romaña. Ricos patrimonios perdidos, paisajes modificados de por vida, dramas personales incurables..., las comunidades que no le dieron importancia a la seguridad sísmica quedan tocadas y afectadas por años, por décadas, a veces para siempre.

Por eso no podemos dejar pasar estas oportunidades y lecciones que nos enseña la Naturaleza, deberemos repensar la aplicación de normas sismorresistentes, configuraciones arquitectónicas y urbanas contemporáneas en nuestro país. Hemos tomado medidas razonables aunque todavía mejorables cerca de las zonas de conocida sismicidad histórica, pero no en aquellas donde estamos cambiando el régimen hidrológico, climático, tensional, industrial. 

Me decía John K. Costain (Virginia Tech EEUU) hace unos meses con motivo de la presentación de nuestro trabajo (Doblas et al.) sobre el factor antropogénico de la sismicidad desatada en Jaén: "... El público en general ha aceptado el hecho de que no podemos hacer nada frente a los terremotos asociados con la tectónica de placas. Además, creo que el público aceptará siempre la realidad de que no podemos hacer nada tampoco con respecto al clima. Pero en mi país hemos respondido bien, estableciendo normas de construcción sismorresistente en ambientes interplaca. Sin embargo, no hemos tomado las mismas precauciones en ambientes intraplaca. Tenemos que pensarlo cuanto antes y planificar en consecuencia. Ya no podemos asumir más que no se derivará daño alguno con la reducción y cambios de la capa freática, pensando de esa manera seguir con esas prácticas sin tomar medidas que se incluyan en las normas de construcción...".

Deberíamos hacer caso a sabios como John e ir tomado nota...


FIGURA 11: 1-X-2013. 5:32h. 4,2 Mw INTENSIDADES (IGN)


4. EL OBJETIVO DE ESTE ARTÍCULO (ESTO NO ES SINO UN BLOG)

Lo que ha sucedido frente a las costas de Vinaròs, Alcanar, Peñíscola, Benicarló, etc., no es por lo tanto un problema puramente técnico o natural, ni siquiera ambos, si nos restringimos a las evidencias científicas (aunque una vez que el informe definitivo del IGN o independiente sentencie el porcentaje de seísmos inducidos y naturales parezca resuelto el dilema, el susto ya estará en la población para siempre). Lo que ha desatado la sismicidad no es otra cosa que un problema de actitud, un problema cultural y por ende humano y social.

Ahora, una vez analizada la escasa pero contundente información disponible, el propósito principal del material de este artículo es ayudar a entender físicamente, en contraposición a analíticamente (en breve habrá muchos datos numéricos), los efectos que pueden producir el uso de modelos geológicos insuficientes desviados de la realidad o que subestiman nuestra capacidad de interactuar con la Tierra, y erróneos por lo tanto; inadecuados entonces para tomar decisiones sobre ellos.

Despertar (si es posible) la inquietud en los profesionales involucrados en el diseño, construcción y mantenimiento de las obras de la infraestructura de inyección de gas (y otras), así como en los dirigentes y planificadores, para que se produzca el cambio de actitud que (ahora a posteriori) comienza a percibirse, hacia los problemas que pueden generarse por sus decisiones cuando no se tiene en cuenta el estado de conocimiento de una manera objetiva y natural, holística y participativa, y se fuerza a la realidad a ajustarse a modelos conceptuales teóricos (de ordenador en el mejor de los casos) sin reciprocidad ni encaje con la observación de los hechos que devienen, confundiendo ambas cosas. Nuestras decisiones siempre tienen respuesta.

Las ciencias de la Tierra son vistas cada vez más como una serie de disciplinas que practican científicos cualificados y avezados para dotar a la sociedad de armas eficientes con las que resistir los embates de la Naturaleza, adelantando propuestas efectivas para que el medio humano y la propia Naturaleza no lleguen a destruirse mutuamente; adelantándose también a los acontecimientos desde la idea de que determinados elementos del medio humano, pueden ofrecer resistencia a los efectos negativos de una catástrofe natural o inducida. Pero como hemos visto una vez más frente a las costas de Castellón y Tarragona, aún esa mirada no es suficientemente ejercitada por nuestras instituciones. 

Antonio Aretxabala Díez
Delegado del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de España en Navarra 
Pamplona 2 de octubre de 2013



FIGURA 12: PERFIL SÍSMICO MOSTRANDO LAS FALLAS INTERPRETADAS DESDE EL NO AL SE, EN ROJO LA POSICIÓN DE LA PLATAFORMA EL CASTOR CERCA DE UNA DE LAS MÁS GRANDES. FUENTE: TESIS DOCTORAL, L'ESTRUCTURA DE LA CONCA CATALANO-BALEAR...' (EDUARD ROCA, 1995)


PLATAFORMA CASTOR


5. EN LOS MEDIOS TRADICIONALES Y DIGITALES




Proyecto Castor: sismicidad antropogénica, moderada, por JRAVCAN JR



LA SÈRIE SÍSMICA DE VINARÒS: NATURAL O INDUÏDA?
JOAQUIM ROSET PIÑOL
ARTÍCULO: SISMICIDAD INDUCIDA POR EL SER HUMANO



ENTREVISTA EN RADIO EUSKADI (LA MECÁNICA DEL CARACOL) (minuto 29)

MAQUETA DEL PROYECTO CASTOR DE 2012
 FRACTURACIÓN HIDRÁULICA (FRACKING) Y SISMICIDAD INDUCIDA
ARTÍCULO DE 2102 DONDE SE ADELANTABA EL PROBLEMA ASOCIADO


ENTREVISTA A JOSE LUIS SIMÓN
CATEDRÁTICO DE GEODINÁMICA DE LA UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA (VIA: EL PAIS) 


ALMACENAMIENTO SUBTERRÁNEO DE GAS NATURAL. PROYECTO CASTOR. ESCAL-UGS

ACS PUEDE RENUNCIAR A LA CONCESIÓN DE CASTOR Y EXIGIR UNA INDEMNIZACIÓN

EL DEPÓSITO DE GAS ESTÁ SOBRE UNA FALLA

EL RIESGO SÍSMICO DE LA FALLA SE DESPRECIÓ

DANIEL LACALLE, TERREMOTOS, INYECCIÓN DE GAS Y ALARMISMO

TODO EL PROCESO INDUSTRIAL Y GEOLÓGICO. FUENTE: EL MUNDO
EL MUNDO 4-X-2013
CUANDO LA MANO DEL HOMBRE HACE TEMBLAR LA TIERRA



EULALIA MASSANA
EULALIA MASSANA EN ONDA CERO: 


Extracto del artículo sobre FRACTURACIÓN HIDRÁULICA (FRACKING) Y SISMICIDAD INDUCIDA de Miguel de Las Doblas:

"... A partir de mayo de este año comenzaba a aplicarse a fondo el “Proyecto Castor” (operado por un consorcio hispano-canadiense) frente a la costa de Vinaròs en Castellón, consistente en la inyección subterránea masiva de Gas Natural con el objetivo de convertir el antiguo campo petrolífero de Amposta, en el mayor almacenamiento subterráneo de gas natural de España (Tierra y Tecnología, nº39, 3-8, 2011). ¿Nadie sabe que esta es otra zona sísmicamente activa de España? Aparentemente nadie ha tomado nota tampoco de una reciente investigación (Zoback & Gorelick, 2012, v. 109, nº26, Proceedings of the National Academy of Sciences de EEUU, p. 10164-10168) que denuncia claramente los peligros del almacenamiento subterráneo de CO2 a gran escala, desde el punto de vista de la sismicidad inducida. Como indican los autores de este estudio: “numerosas líneas de evidencia indican la existencia de fallas pre-existentes y con posibilidades de romperse en casi cualquier lugar de la corteza, a menudo como respuesta a incrementos muy pequeños de la presión. Es por esto que los lugares de almacenamiento deben ser cuidadosamente escogidos y los riesgos de posibles movimientos sísmicos deberían ser tenidos en cuenta”...

Miguel Doblas 

Madrid, 28 de noviembre de 2012





martes, 10 de septiembre de 2013

SISMICIDAD EN GALICIA: DESDE EL FERROL 1910 Y PONTEVEDRA 1920, HASTA EL TRIÁNGULO LUCENSE Y LOS TERREMOTOS ATLÁNTICOS DEL SIGLO XXI


LAS RUINAS DE SANTO DOMINGO (PONTEVEDRA)

El noroeste de Iberia presenta una actividad sísmica significativa, tanto por el número de sismos originados como por la magnitud que han alcanzado algunos de los terremotos.

La mayor actividad sísmica se localiza en la provincia de Lugo, especialmente en el área situada entre las localidades de Becerreá, Sarria y Triacastela, muestra una inusual concentración de episodios sísmicos.

Los terremotos más fuertes que puedan afectar a la Península Ibérica vendrían de las fallas atlánticas, como el terremoto de Lisboa de 1755 (M 8,8 con un tsunami asesino y cerca de 100.000 muertos).


1. GALICIA: LA SISMICIDAD HISTÓRICA Y EL SALTO A LA ÉPOCA INSTRUMENTAL

Con motivo del terremoto atlántico del verano de 2012 (Mw 5) ampliamente sentido en varias zonas de Galicia, el profesor José Ramón Seara Valero, de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Vigo en el campus de Ourense, consideró que "... el sismo que se produjo en el Atlántico es uno más de los que tienen lugar en esta zona, aunque en este caso su magnitud fue ligeramente superior a la media de los registrados habitualmente. A falta de datos más concretos, parece ligado a una zona de fracturas NE-SO. Al ser relativamente profundo, el riesgo de tsunami fue prácticamente nulo...".

Además, afirmaba: "... observando la cartografía, se percibía aparentemente lejos del pecio del Prestige, que está a unos dos grados al sur de aquel epicentro...". Añadía en una entrevista: "... en general en Galicia se da una sismicidad baja, pero ha crecido significativamente en los últimos años. Ello se debe a que se han instalado más sismógrafos o bien al hecho de que los sismos hayan aumentado. Más bien todo apunta hacia esta segunda dirección. Sobre todo con la aparición brusca del triángulo Sarria-Triacastela-Becerreá, una zona de la que no se conocía sismicidad hasta finales de los años ochenta del pasado siglo...".

El paisaje escalonado de Galicia a nivel regional es consecuencia de una densa fracturación y un intenso modelado tectónico con su fuerte sismicidad prehistórica. Las zonas sismogenéticas en Galicia parecen haberse modificado a finales del siglo XX, después de la activación del denominado triángulo lucense. Como consecuencia de ello se crearon planes especiales de protección civil ante el riesgo sísmico en la comunidad autónoma gallega. Y así nació el denominado Plan Sismigal, que data del año 2009, cuando fue puesto en marcha por la Xunta de Galicia después de las fuertes sacudidas acaecidas en 1995 y 1997 y sus cientos de réplicas que impactaron fuertemente en la zona epicentral además de en toda Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura y Portugal.

Galicia es la región más expuesta a los mayores terremotos esperables que puedan afectar a la Península Ibérica: los de origen atlántico provenientes de la Falla de Azores-Gibraltar y de las grandes fallas asociadas atlánticas. Tal es el caso del terremoto del verano de 2012, pero también del de Lisboa del 1 de noviembre de 1755, o el terremoto del 20 de mayo de 1931.

AHORA, JUEVES 21 DE MAYO DE 1931

Al terremoto de Lisboa lo incluiremos en el nº1 del apartado 4 como el más dañino y destructor de los grandes terremotos europeos. Del segundo (20-V-1931) podemos recordar el legado que nos dejó el general Jesús Galbís: "... Tembló la tierra fuertemente en Portugal, nordeste y oeste de España, y en Marruecos, Azores y Madeira. Se sintió en casi todo Portugal; en Lisboa con el grado VII a VIII (F.M.), cayén­dose los muros de dos casas, se rompieron infinidad de cristales, cañerías de agua, etcétera, y produjo gran pánico. En Coimbra alcanzó el grado VII. En España se sintió en el NW y SW; fuerte en Galicia, en especial en Ponteve­dra, donde hubo ola sísmica y se produjeron desperfectos en varios edificios. En Vigo cayeron al suelo cuadros y muebles y fue grande la alarma; algo menores fueron los efectos en Santiago de Compostela, y aún menos en Orense, grado V a VI (F.M.)...". 

ÚLTIMA LOCALIZACIÓN DEL TERREMOTO MS 7.1 DEL 20-V-1931 (USGS)
Este terremoto afectó a Extremadura, y a varias provincias andaluzas, Ceuta y Melilla. Fue registrado en las estaciones sismológicas españolas y en todo el mundo. En Valença do Minho (Portugal) frente a Tuy sonaron las campanas de las iglesias durante bastante tiempo, cayeron elementos no estructurales a las calles con desperfectos urbanos. Es posible que el epicentro se encontrase a centenares de kilómetros frente a las costas de Portugal. Algunos autores dieron las coordenadas del epicentro: según Estrasburgo, 37 N 16 W, según I.S.S. 37,5 N 16,5 W, y según Navarro-Neumann,37,6 N 16,4 W.

VALENÇA DO MINHO FRENTE A TUY YA EN TIERRAS LUSAS SUFRIÓ DESPERFECTOS CON EL ENÉRGICO TERREMOTO DEL 20 DE MAYO DE 1931. AÚN QUEDAN PERSONAS QUE NOS CUENTAN EL PÁNICO QUE VIVIERON DE PEQUEÑOS. LA FORTALEZA HISTÓRICA PRESENTA DEFORMACIONES DEBIDAS TANTO AL TERREMOTO DE LISBOA COMO AL DE 1931, ALGUNOS PUESTOS DE VIGILANCIA AÚN PERMANECEN INCLINADOS.

Como en otras ocasiones, aún queda mucho por investigar. Por ejemplo como en el caso de Navarra con el episodio sísmico entre Pamplona y Sangüesa de varios días en 1612, en 1604 en Galicia, el investigador de la historia de Monforte de Lemos, Felipe Aira Pardo, en el archivo parroquial de Santa María de A Régoa, en Monforte, ha encontrado referencias a este tipo de catástrofes naturales en el libro I de bautismos, matrimonios y difuntos, (libro nº C Años 1580 – 1621, sin foliar), entre varios asientos de bautismos y matrimonios, y nos cuenta que se puede leer una nota escrita por el encargado de llevar los libros parroquiales, que dice:  "... al postero de mayo de mil seiscientos y quatro a las siete de la mañana tembló el mundo, este mesmo ano el dia de (...) también tembló el mundo y huimos el primero que no el postrero…”. Más abajo se puede ver un escaneo del documento donde aparece este texto.

Este terremoto de 1604, en Monforte de Lemos, fue tan fuerte que los monfortinos salieron asustados de sus casas y huyeron..., subrayó el cura ecónomo de la parroquia de Santa María de A Régoa. Gracias a este documento, sabemos de la existencia de uno de los terremotos históricos hasta ahora desconocidos que se produjeron en Galicia, quedó así reflejado por escrito y posiblemente no sea el último que se descubra, queda mucho trabajo aún para unos historiadores expulsados del mundo de las catástrofes naturales, lo que supone un coste económico y social que aún estaría por valorar.

Extracto del documento "Libro I de bautismos, matrimonios y difuntos, (libro nº C Años 1580 – 1621, sin foliar)" sobre el terremoto de 1604 en Monforte de Lemos; aún no catalogado por nuestras instituciones y por primera vez aquí objeto de un estudio dedicado, se adelanta así ni más ni menos que 200 años al primer terremoto histórico oficial gallego. Ha sido facilitado por el investigador Felipe Aira Pardo. Forma parte de su trabajo de investigación histórica: "Las calles y plazas de Monforte de Lemos, historia de sus nombres y oficios. Siglos IX al XXI". Trabajo inédito hasta la fecha. Han hecho falta muchas horas, días , meses, años...,  de inspección, investigación, dedicación y atención para que un evento así salga del olvido y nos ayude a comprender mejor el medio sobre el que habitamos, su dinámica, sus azotes y la frecuencia y localización de sus movimientos. Una prueba más, como lo es el episodio sísmico entre Sangüesa y Pamplona del 4 al 8 de agosto de 1612 en el que la tierra no dejó de temblar y que ha pasado siglos olvidado. Del recuperar la memoria y comprender este tipo de fenómenos que han sido olvidados, depende en gran medida el cómo vamos a enfocar el urbanismo del siglo XXI contemplando la realidad del suelo que sostiene nuestras edificaciones, ciudades, centrales energéticas, infraestructuras... Ver Geohistoria y terremotos en España.


En el catálogo oficial del IGN, el primer terremoto histórico gallego es del 7 de abril de 1804 en Lugo, dos siglos posterior al aquí descrito. De esta manera se pone de manifiesto una vez más la escasa investigación histórica sobre estos fenómenos en España, algo que como en el caso de Lorca, comienza a mostrarse muy perjudicial, desde el punto de vista puramente humano, pero también social y económico. El no conocer el medio que habitamos nos hace cada vez más y más vulnerables en un mundo donde más de la mitad de la población ya vivimos aglutinados en ciudades. Precisamente por este cambio de contexto, un episodio como éste, u otros que vamos a comentar, no tendría las mismas consecuencias hoy en pleno siglo XXI.

La realidad es que los episodios sísmicos registrados en Galicia, sobre todo en las últimas décadas y concretamente las series de terremotos en Sarria-Becerreá de los años 90, en la provincia de Lugo, han cambiado la calificación de Galicia dentro del mapa de peligrosidad sísmica nacional. Esta es una de las medidas acertadas que hemos sabido articular, pero indudablemente no es suficiente.

Aparte del terremoto de escala 5 del verano de 2012 comentado anteriormente, de la actividad sísmica en época instrumental, destaca la ocurrida en la zona de Sarria-Becerreá y está agrupada en dos periodos de tiempo. 

El primero comienza el 16 de enero de 1979 cuando ocurre un terremoto de magnitud 3,9, el 15 de febrero de magnitud 4,6 y el 18 de diciembre del mismo año con magnitud 4,1. 

La segunda serie comienza el 29 de noviembre y el 24 de diciembre de 1995 con dos terremotos de magnitud 4,7. Entre estos dos terremotos y el techo continental gallego ocurrido el 21 de mayo de 1997 y sentido en todo el cuadrante NO de Iberia, de magnitud 5,3, han ocurrido otros de menor magnitud de los cuales los más importantes son los de 29 de octubre de 1996 de magnitud 4,1 y el de 4 de febrero de 1997 de 4,2.

BECERREÁ (LUGO) REGISTRA LA MAYOR ACTIVIDAD SÍSMICA GALLEGA

Pero la sismicidad gallega ya ha dado sorpresas, un ejemplo aparte del terremoto del verano de 2012 es por ejemplo el del 23 de abril de 2006 ampliamente sentido en la costa, con su docena de réplicas fue récord de los terremotos marinos gallegos (Mw 5,0) en el verano de 2012 (Mw 5,0) se volvió a repetir el suceso ampliamente sentido en toda la costa gallega.


LUGO, 1997

Otros eventos sísmicos ya han supuesto disgustos con serios daños a edificaciones e infraestructuras como los de 1995 y 1997. Pero en tiempos modernos, es decir a lo largo del siglo XX, destacan por su intensidad dos.

En este artículo vamos a rescatar esos dos terremotos históricos gallegos: el de El Ferrol del 24 de noviembre de 1910 y el de Pontevedra del 26 de noviembre de 1920.

Como en otros planes sísmicos analizados en este blog tales como el SISMIMUR (Murcia) o el SISNA (Navarra), la eficacia del SISMIGAL (Galicia) dependerá en gran medida de la capacidad de mantener una organización capaz de dar una respuesta ágil y coordinada a las situaciones de caos o grave alteración social generadas por efecto de un episodio sísmico.



Así, se podrán atender de manera rápida y efectiva las necesidades más perentorias de la población al tiempo que transmitirle credibilidad y sensación de control de dicha situación, necesarias ambas para evitar, en la medida de lo posible, las situaciones de pánico que incrementen la gravedad propia de una situación de emergencia de este tipo.

TERREMOTOS SIGNIFICATIVOS REGISTRADOS EN GALICIA ENTRE 1988 Y 2008, OBSÉRVESE LA CONCENTRACIÓN EN EL TRIÁNGULO LUCENSE Y EN LA ZONA DE CELANOVA-CRECENTE 


2. EL TERREMOTO DE EL FERROL DEL 24 DE NOVIEMBRE DE 1910

En un principio (es decir, durante largos años después de ocurrido el evento) este terremoto múltiple y ampliamente desperdigado por la geografía gallega, no tuvo un epicentro claro, a ello hay que añadir que aún hoy, en pleno siglo XXI, la asombrosa falta de estudios tectónicos e históricos muestra no una débil correlación de la sismicidad galaico portuguesa y asturiana occidental con las fallas cartografiadas, sino que hay que echar mucha imaginación para intentar forzar el solapar ambas.

Este hecho se interpreta de dos maneras: por una parte puede ser debido a que el nivel de sismicidad con precisión hipocentral es muy reciente y está prácticamente circunscrita a la zona de Sarria-Becerreá y al sur de Ribadavia, y por otra parte, podría ser que las estructuras responsables de la sismicidad gallega no tienen aún representación superficial conocida.

Aquel día de noviembre de 1910, se produjeron desperfectos y agrietamientos en edificios e infraestructuras. Como indica la propia intensidad (VII) en la que los estudiosos incluyeron el evento, en estos casos ponerse de pie es difícil. Hubo muebles dañados. Leves desperfectos en estructuras de buen diseño y construcción. Daños leves a moderados en estructuras ordinarias bien construidas. Daños considerables en estructuras pobremente construidas. La mampostería fue seriamente comprometida y dañada.

EXTRACTO DEL BOLETÍN DE 1911 DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL

El terremoto ha sido catalogado como de intensidad VII y magnitud Mw 5,2. En el catálogo del GLOBAL SEISMIC HAZARD ASSESSMENT PROGRAM para la ONU, encontramos la siguiente información histórica que nos da las coordenadas en El Ferrol.

Year Month Day N-Lat E-Lon Value Mw Catalogue
1910
11 24 435.333 -82.500 7.0 5.2 Spain

Por las crónicas recogidas, no cabe duda de que el evento fue múltiple, especialmente en Vigo se notaron dos trepidaciones esa mañana, este tipo de fenómeno es habitual, así como las percepciones de tipo meteorológico que las acompañan. El boletín de la Real Sociedad de Historia Natural dibuja un mapa de isosistas aproximado en el que vemos que se incluyen El Ferrol y Lugo como las localidades más afectadas. Algunos recortes de la prensa del día siguiente se pueden ver a continuación, en uno de ellos, del Ideal Numantino, también se recoge la anécdota de los alumnos que querían salir por los ventanales.

EL IDEAL NUMANTINO DEL 25-XI-1910

EL POPULAR, DIARIO DE LA MAÑANA, 25-XI-1910 
TIERRA SORIANA, 25-XI-1910

LÍNEAS ISOSISTAS DEL TERREMOTO DE EL FERROL DEL 24 DE NOVIEMBRE DE 1910; CATÁLOGO GENERAL DE ISOSITAS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA. IGN.  J. MEZCUA 1982.


3. EL TERREMOTO DE PONTEVEDRA DEL 26 DE NOVIEMBRE DE 1920


LAS RUINAS DE SANTO DOMINGO EN 1920 (PONTEVEDRA)

El terremoto de Pontevedra del 26 de noviembre de 1920 ha sido catalogado, como en el caso del de El Ferrol, de intensidad VII y magnitud Mw 5,2. En el catálogo del GLOBAL SEISMIC HAZARD ASSESSMENT PROGRAM para la ONU, encontramos la siguiente información histórica que nos da las coordenadas en Pontevedra.


Year Month Day N-Lat E-Lon Value Mw Catalogue
1920
11 26 424.000 -86.000 7.0 5.2 Spain



ABC 27-XI-1920

LA LIBERTAD  27-XI-1920


LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA 27-XI-1920










































EL ORZÁN 27-XI-1920



EL ADELANTO 27-XI-1920






































Como en el caso anterior, el "salir por la ventana" parece una de las reacciones habituales de los gallegos, al igual que pasara en El Ferrol una década antes, los reporteros se fijan en esta reacción, esta vez con niñas heridas.

Todo estudio sobre sismicidad de una determinada zona geográfica necesita basarse en un catálogo sísmico lo más exhaustivo y exacto posible, detallado y revisado. 

De éste dependerán, en consecuencia, la bondad de los resultados obtenidos, sobre todo en zonas geográficas con sismicidades no muy recurrentes pero a veces vehementes y capaces de darnos sorpresas, como es el caso de Galicia

Los terremotos de El Ferrol de 1910 y de Pontevedra de 1920 se suman a las sorpresas dadas por la Tierra en Galicia en 1995, 1997, 2006 y 2012, un tema que apenas se había tratado con la seriedad que requiere la situación.

A ello habría que sumar el episodio de enjambre sísmico lucense de principios de 2013 muy posiblemente relacionado con las abundantes lluvias del invierno, como ya adelantó en abril el investigador del CSIC Miguel de las Doblas, los embalses rebosantes y la hidrosismicidad; fueron noticia puesto que algunos de los eventos cercanos a Mw 4 resultaron en impactos bien sentidos por la población.

El triángulo de las localidades lucenses de Sarria, Becerreá y Triacastela se convirtió en 1997 en el epicentro del terremoto de mayor magnitud del pasado siglo originado en Galicia. Con una magnitud de 5,3 fue también el más importante en Galicia desde que en 1969, probablemente causado por el terremoto de Cabo de San Vicente de escala 7,8 afectó a la comunidad, pero con epicentro en el Océano Atlántico.


Ese 22 de mayo de 1997, la tierra tembló en Galicia más de 150 veces. Los temblores se percibieron en el resto de Galicia, pero también en Portugal, Asturias, Castilla y León, Cantabria y hasta Extremadura.

LÍNEAS ISOSISTAS DEL TERREMOTO DE PONTEVEDRA DEL 26 DE NOVIEMBRE DE 1920; CATÁLOGO GENERAL DE ISOSITAS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA. IGN. J. MEZCUA 1982.


4. LOS TERREMOTOS MÁS IMPORTANTES CON IMPACTO DENTRO O FUERA DE GALICIA:



El impacto en Galicia alcanzó intensidades de V y VI en la zona de Bayona a Pontevedra. Afectó con grandes olas a la costa gallega. Su epicentro ha sido revisado en varias ocasiones, alcanzó una magnitud Mw 8,8 y ocasionó cerca de 100.000 víctimas entre el terremoto y el posterior tsunami que afectó a la costa.

MAPA DE INTENSIDAD MACROSÍSMICA DEL TERREMOTO DEL 1 DE NOVIEMBRE DE 1755


ANIMACIÓN DEL TSUNAMI DEL GRAN TERREMOTO DE LISBOA


2. El Ferrol, 24 de noviembre de 1910

Terremoto múltiple con trepidaciones desde Vigo hasta La Coruña, con daños materiales y una magnitud Mw 5,2 y VII de intensidad

LOS ASTILLEROS DE EL FERROL EN 1910

3. Pontevedra 26 de noviembre de 1920

Uno de los mayores. Fue uno de los más fuertes de los registrados en Galicia. Tuvo su epicentro en Pontevedra, con daños materiales y una magnitud Mw 5,2 y VII de intensidad.

LA PLAZA DEL PESCADO DE PONTEVEDRA EN 1920


4. Vigo-Pontedeume 20 de junio de 1936

Desde Vigo a Pontedeume. Un temblor se sintió en toda la provincia de Pontevedra y en A Coruña. La localidad más afectada fue Pontedeume.

LA LIBERTAD, 21 DE JUNIO DE 1936
ABC, 21 DE JUNIO DE 1936


COMIENZA LA INTENSA ACTIVIDAD EN LUGO


5. Burela 15 de abril de 1994

Múltiples movimientos desde el 7 de abril. Aunque de escasa magnitud, afectaron a Mondoñedo, Caldas de Reis, Foz, Abadín y Sarria, entre otras zonas. En Burela se alcanzaron los 4,1 grados de magnitud.


En la montaña lucense. Ocasionó desperfectos en Baralla y Becerreá. Comienza el segundo ciclo comentado arriba.


Destrozos materiales. Terremoto de 4,7 que se sintió en toda la comunidad, provocando destrozos materiales. El núcleo más afectado fue Becerreá.


El más potente de la Galicia continental hasta la fecha. Un seísmo de 5,3 afectó a inmuebles de Lugo y echó a la gente a la calle. La tierra tembló más de 150 veces. Se sintió en Cantabria, Asturias, Castilla y León, Portugal, Extremadura y toda Galicia.

MAPA DE FRACTURACIÓN Y EPICENTROS DEL TRIÁNGULO LUCENSE, J.J. MARTÍNEZ ET AL. 2002


LOS TERREMOTOS ATLÁNTICOS DEL SIGLO XXI



9. Atlántico, 23 de abril de 2006

Sentido en la costa de A Coruña y Pontevedra alcanzó una magnitud de 5.

EL TERREMOTO DEL 23 DE ABRIL DE 2006 EN LAS NOTICIAS DE ANTENA 3


10. Atlántico 30 de julio de 2012

En principio se reportó como de 5,6 Mb, finalmente se le ha adjudicado una magnitud de 4,7.

EPICENTRO DEL TERREMOTO DEL 30 DE JULIO DE 2012


5. CONCLUSIONES: GALICIA, UNA NUEVA MIRADA EN TORNO A LA SISMICIDAD. EL PROYECTO GASPI


Las series sísmicas de los años 1995 y 1997 sobre todo, pero también los terremotos atlánticos de abril de 2006 y del verano de 2012, causaron alarma en la población y fue a partir de ellas que se impulsaron diversos estudios científicos que se concretaron en 2009 con la confección del SISMIGAL y en la próxima revisión de la sismicidad gallega en el proyecto de las nuevas Normsa Sísmicas Españolas.

La implantación de una red sísmica portátil en el Noroeste de la Península Ibérica, entre 1999 y 2001, para el Proyecto GASPI, permitió analizar con mejor detalle la actividad sísmica existente en la zona y puso de manifiesto la existencia de una sismicidad de baja magnitud poco conocida hasta ese momento, hoy en círculos de expertos se sabe que Galicia mantienen una de las tasas de sismicidad más altas y regulares, pero también más suaves de España. 

El número de sismos detectados en el noroeste peninsular por la red sísmica temporal en aquel estudio de 1999 y 2001 fue de 529, que fue sensiblemente superior al de los sismos catalogados por la red sísmica nacional en ese período (140). 

El número y la distribución de las estaciones de la red sísmica nacional no permitieron controlar adecuadamente la sismicidad que presenta Galicia, especialmente, para sismos con magnitudes inferiores a 2 propiamente en Galicia y 2.5-3.0 en las comunidades de Asturias, Cantabria y Castilla y León. 

Un porcentaje significativo de la sismicidad en el noroeste peninsular se dispone sobre estructuras de primer orden, en fallas con orientación tanto NE-SO (caso de la zona de Becerreá o del norte de Lugo), como NO-SE, (Falla de Ventaniella). No obstante, otra parte de la sismicidad debe asociarse también con diversas estructuras menores. 

La mayor actividad sísmica se localiza en la provincia de Lugo, especialmente en el área situada entre las localidades de Becerreá, Sarria y Triacastela, que muestra una inusual concentración de eventos en el marco de la sismicidad general de la zona. El resto de la sismicidad, prácticamente desconocida hasta que se realizó el estudio del proyecto GASPI, se distribuye de una forma más dispersa por el resto de la comunidad gallega y asturiana, así como en el Mar Cantábrico, la provincia de León y Cantabria

El noroeste peninsular presenta una actividad sísmica significativa, tanto por el número de sismos originados como por la magnitud que han alcanzado algunos de los eventos. Esta actividad se distribuye a lo largo de toda la esquina noroeste de la península, de modo un tanto irregular y sin poder circunscribirse claramente a las zonas activas conocidas hasta la actualidad. Las magnitudes de los eventos son en general moderadas a bajas, aunque algunos casos como los presentados, han alcanzado años atrás valores mucho más considerables, incluso han llegado a provocar un alto grado de alerta entre la población de la zona, desperfectos y daños a edificaciones e infraestructuras y la confección de un protocolo de actuación para la Comunidad Autónoma de Galicia: el SISMIGAL.

LAS RUINAS DE SANTO DOMINGO DE PONTEVEDRA HOY

EN EL DIARIO ATLÁNTICO