miércoles, 21 de mayo de 2014

ABRIL DE 2014: RÉCORD HISTÓRICO DE GRANDES TERREMOTOS



MAPA MUNDIAL DE LOS TERREMOTOS DEL MES DE ABRIL DE 2014 (USGS)

Hay terremotos en el planeta a todas horas, pero este caso puntual récord histórico de 13 terremotos M > 6,5 en un mes nos ha sorprendido.

La imagen que nos hacemos los científicos en cada época de las actividades sísmicas de la Tierra sigue cambiando.

La existencia de fenómenos volcánicos o tectónicos hoy no puede atribuirse solamente a causas locales o a la transferencia de esfuerzos.



1. LA SISMICIDAD DEL MES DE ABRIL DE 2014

El mes de abril de 2014 comenzó con una tremenda sacudida, un terremoto de 8,3 grados que golpeó el norte de Chile. Éste fue el más violento, le siguieron otros doce movimientos sísmicos con magnitudes de más de 6,5 grados en otros puntos del planeta: Islas Salomón, Nicaragua, México, Canadá o en el sur del Océano Atlántico.

Hay terremotos en el planeta a todas horas, pero este caso puntual récord histórico en un mes nos ha sorprendido. Según los datos recogidos por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), en marzo la actividad sísmica mundial fue normal. El terremoto de Chile de 8,3 grados confirma una vez más el hecho del carácter "contagioso" del fenómeno de la sismicidad. Como suele ser habitual, la mayor actividad sísmica en abril se ha registrado en el llamado "Cinturón de Fuego del Pacífico": Japón, Alaska, Sumatra, California, Chile y Perú, la zona que los geólogos calificamos como la más peligrosa del mundo.

En la imagen que nos hacemos los científicos en cada época de las actividades sísmicas de la Tierra, y que implica la existencia de fenómenos de este tipo, los efectos volcánicos o tectónicos no pueden atribuirse hoy a causas puramente locales o exclusivamente a la transferencia de esfuerzos. El ámbito meteorológico, por ejemplo está también involucrado. Debemos buscar el origen de las perturbaciones totales no sólo en el interior de la Tierra, sino en la expansión y la dinámica del espacio circundante.

En el año 2000 hubo 1.505 sismos mayores a 5 en la escala de Richter. En 2012 esta cifra llegó a los 2.500. Bill Mcguire advierte que "... pocas personas fuera de las ciencias naturales piensan que la Tierra es un sistema interconectado, así que creen que lo que pasa arriba en la atmósfera está completamente desconectado de lo que pasa bajo sus pies...".


TERREMOTOS MUNDIALES Mw >7 DESDE 1973 HASTA 19-XII-2012


2. LA REPERCUSIÓN EN EL MEDIO HUMANO

Todas las teorías científicas sobre las causas de los sucesos sísmicos, volcánicos y tectónicos, se han concebido como si el movimiento espacial de la materia mineral fuera el único acontecimiento a tener en cuenta. No es de extrañar que ninguna de las teorías, hasta ahora, haya resultado realmente satisfactoria incluso para el pensamiento de orientación más mecanicista.

En nuestro horizonte del estudio del fenómeno sísmico, han aparecido hace algún tiempo nuevas maneras de generación de terremotos. Por ejemplo, como afirma Bill Mcguire la historia geológica demuestra que la corteza terrestre responde a lo que sucede por encima de ella. Existe una conexión innegable entre el aumento de eventos geológicos peligrosos y el sobrecogedor incremento de las temperaturas. Con las proyecciones de McGuire, el futuro geológico de nuestro planeta será mucho más peligroso.

Por otro lado, el número de sismos en el centro y este de Estados Unidos ha aumentado de manera dramática en los últimos años, el incremento de la fracturación hidráulica de pozos perforados horizontalmente y la inyección de aguas residuales en pozos profundos de eliminación en muchos lugares es una actividad humana responsable del incremento de la sismicidad. Colorado, Oklahoma, Texas, Arkansas y Ohio ya son referencia mundial en los estudios de sismicidad inducida por el ser humano. Según el Servicio geológico estadounidense (USGS), se registró una tasa media de 100 sismos por año con una magnitud superior a 3,0 entre 2010 y 2012, en comparación con una tasa promedio de 21 eventos por año observada de 1967 a 2000.

En España, aunque incluso en círculos de expertos pueda parecer aún una cuestión de ciencia ficción, los terremotos artificiales han sido una realidad durante décadas (Itoiz con dos eventos principales en septiembre de 2004 y Vinaròs en septiembre de 2013, de momento son los más famosos). Desde hace tiempo se ha venido considerando y cada vez más entendiendo, que los terremotos pueden ser inducidos por la acumulación de agua en embalses, el recrecido de los mismos, minería de superficie y subterránea, la extracción masiva de agua, fluidos y gas del subsuelo o cambios en las condiciones climáticas, pero sobre todo por la inyección de fluidos en formaciones subterráneas. Este fenómeno saltó a la actualidad mediática con los más de 500 terremotos provocados frente a las costas de Castellón y Tarragona por las inyecciones de gas en el Proyecto Castor en el otoño de 2013.

LA SISMICIDAD PIRENAICA DESDE 1989 HASTA 2011, VARIOS DE LOS SISMOS QUE APARECEN AL OESTE FUERON INDUCIDOS

Katie Keranen es profesora asistente de Geofísica en la Universidad de Cornell (EEUU), ella fue quien dirigió el estudio del terremoto del área de Jones (Oklahoma): "los criterios existentes para que un terremoto se considere inducido, en general no permiten que éstos se asocien a la actividad humana cuando se producen muy lejos de la boca de pozos de inyección. Nuestros resultados, utilizando la sismología y la hidrogeología juntas, muestran un fuerte vínculo entre un pequeño número de pozos y terremotos que llegan hasta 50 kilómetros de distancia".

Ahora sabemos también algo más sobre la influencia de sismos remotos en fallas previamente debilitadas por las actividades humanas, como la minería, la bajada de niveles de agua, el movimiento de tierras, la extracción desorbitada, los embalses y las inyecciones..., en especial por la eliminación con esas inyecciones a cierta profundidad de las aguas residuales de la industria de los hidrocarburos.

Los nuevos estudios realizados por científicos de la Universidad de Columbia y publicados en julio de 2013 por la revista Science indican que fuertes terremotos al otro lado del planeta pueden desatar otros de menor magnitud cerca de los pozos de inyección en medio de una zona no propensa a la sismicidad como pueda ser la zona central u oriental de Estados Unidos.

Nuestro mensaje es el siguiente: hemos tomado medidas razonables, aunque todavía mejorables, cerca de las zonas de conocida sismicidad histórica. Sin embargo, en aquellas áreas donde estamos cambiando el régimen hidrológico, climático, tensional o industrial, no nos hemos parado a pensar en el efecto de nuestras actividades. Tenemos que pensarlo cuanto antes y planificar en consecuencia. 

Ya no podemos asumir más que no se derivará daño alguno con la reducción y cambios en las capas freáticas, con la modificación radical de las condiciones hídricas o tensionales de zonas que no son tan inertes como creíamos, pensando de esa manera seguir con esas prácticas sin tomar medidas que se incluyan en las normas de construcción y urbanísticas.

Gail Atkinson advierte que "la sismicidad inducida complica la ecuación de riesgo sísmico", ella es profesora de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Western Ontario, en Canadá. Sus investigaciones detallan el cómo esas nuevas fuentes de sismicidad, como son las inyecciones de fluidos en la corteza o las grandes acumulaciones de agua superficial, pueden alterar fundamentalmente el potencial de riesgo sísmico en un área determinada. 

Me decía John K. Costain hace más de un año que él esperaba que con el tiempo los gobiernos reconocieran que el daño antropogénico puede convertirse en una realidad; y que peor si seguíamos como en España evitando aportar fondos de investigación que deberíamos dedicar a la comprensión de la frágil interfaz (entre la atmósfera y la hidrosfera) en la que vivimos.

Es deber de la sociedad en general y de los científicos en particular el despertar en la medida de lo posible la inquietud de los profesionales involucrados en el diseño, construcción y mantenimiento de todas las obras de infraestructura, sean éstas de inyección de gas u otras de conocido carácter sismogenético, así como en los dirigentes y planificadores, para que se produzca un cambio de actitud hacia los problemas que pueden generarse por sus decisiones cuando no se tiene en cuenta el estado de conocimiento de una manera objetiva y natural, holística y participativa. Nuestras decisiones y por lo tanto actividades siempre tienen respuesta. Nuestro casual último descubrimiento sísmico-humano se llama Falla Castor ¿cuál será el próximo?

EL DIBUJO TRAZADO POR LAS FALLAS PERTURBADAS EN EL MEDITERRÁNEO.
UNA DE ELLAS ES LA "FALLA CASTOR".