sábado, 13 de agosto de 2022

LA RECUPERACIÓN DE LA PALMA. HACIA UN FUTURO DE SOBERANÍA


Queridas y queridos seguidores, durante el mes de julio de 2022, desde el Cabildo de La Palma, con el Gobierno de las Islas Canarias y varios ayuntamientos afectados por la erupción del volcán Tajogaite, se prepararon y celebraron las I Jornadas de divulgación científica sobre cambio climático, crisis ecosocial y reconstrucción de La Palma a las que fuimos invitados varias personas del mundo académico, científico y humanista con el objetivo de aportar ideas para encarar la recuperación de La Palma. La reconstrucción física, económica, energética, moral, va a depender de afrontar la realidad de vivir en un tiempo de declive energético sobre una tierra tan fértil como vehemente y destructiva.
 
Participamos durante varias jornadas:
 
Juan Bordera, que fue quien organizó, presentó y moderó las intevenciones.
Nieves Rosa Arroyo
Antonio Turiel
Félix Manuel Medina
Francisco Prieto Prieto
Ferran Puig Vilar
José Antonio Valbuena
Fernando Valladares
Alicia Valero
Marta Guadalupe Rivera
Carlos Taibo y...
Quien suscribe.
 
En este enlace se pueden ver las ponencias y debates (al final de este artículo dejo la mía).
 
Como sabe la mayoría de quienes leen este blog desde hace más de una década, intentamos dar pautas para evitar la tentación de intentar volver a una situación exactamente igual o similar a la que existía anterior a la catástrofe (la erupción del volcán Tajogaite durante 85 días y miles de terremotos de hasta M5,4 han dejado algunas zonas muy dañadas), sino que, mirando al futuro y a las nuevas circunstancias, dar pasos para alcanzar el mayor grado de soberanía alimentaria, energética y sociocultural partiendo de, precisamente, el valor de la historia y la cultura isleñas.
 
La verdad es que la tarea no es fácil, pero La Palma está bastante bien posicionada para su particular resiliencia. Por eso nuestra propuesta ha sido ahondar en la propia tradición cultural isleña y encuadrarla en el conocimiento y la ciencia del siglo XXI, lugar en el que, sin duda, viven las semillas del futuro. La reciente erupción del volcán de Tajogaite ha transformado notablemente el paisaje de La Palma, con un tremendo impacto en sus medios de vida, su economía y sobre todo en el estado emocional de sus habitantes.

En la carretera de Todoque a Tazacorte, y también en otras de alrededor que han recuperado la circulación y siguen con las obras urgentes, se pueden ver edificios y entornos urbanos como los mostrados en estas fotografías.

La Consejera Nieves Rosa Arroyo Díaz es miembro corporativo titular del Área de Seguridad Emergencia, Participación Ciudadana, Servicios, Medio Ambiente y Cambio Climático. En el citado contexto de declive energético, cambio climático, pérdida de especies y crisis ecológica y social, nos dejó estas palabras de presentación. Os dejo con ella:

"No cabe duda que acometer la reconstrucción de la isla debe ser una prioridad para todos y todas, pero deberíamos hacerlo teniendo presente además el momento histórico que atravesamos como civilización, como apunta Jorge Riechmann: “la crisis ecológico-social es el otro volcán en cuyas laderas han construido sus viviendas nuestras sociedades, y que no estamos viendo siquiera las señales más obvias de la erupción que comienza.”

Si aspiramos dejar una isla más preparada y resiliente para las próximas generaciones, la realidad es que no tenemos más remedio que hacerlo. Si, en definitiva, queremos crear futuros de vida buena para nuestros hijos e hijas debemos abordar la reconstrucción de La Palma teniendo muy presente ese marco de crisis eco-social global (cambio climático, crisis energética y de recursos, pérdida de biodiversidad entre otras), de lo contrario, los estaremos empujando a un mundo más difícil.

No podemos permitirnos olvidar, por mucho que “lo urgente” demande toda nuestra atención y recursos, que el cambio climático, en un contexto de una menor disponibilidad de recursos, constituye posiblemente el mayor desafío al que se haya enfrentado nuestra civilización en toda su historia. La adaptación a sus consecuencias y la lucha por reducir sus efectos nos exigirá inevitablemente realizar cambios ineludibles en nuestra forma de vida, en la economía y en el funcionamiento del mundo tal y como lo entendemos ahora. «La escala de las amenazas a la biosfera y a todas sus formas de vida -incluida la humanidad- es, de hecho, tan grande que es difícil de comprender incluso para los expertos bien informados», se señalaba recientemente en un informe en Fronteras de la Ciencia de la Conservación que hace referencia a más de 150 estudios que detallan los principales desafíos ambientales del mundo.

Debemos también ser conscientes que a lo largo de nuestra historia, la disponibilidad y el acceso a los recursos energéticos, han sido determinantes en el desarrollo de las sociedades. Las fuentes de energía que se utilizan, su modo de producción, distribución y consumo, condicionan directamente nuestro modelo socioeconómico. Pero es un hecho que el actual modelo energético, basado en el consumo de combustibles fósiles, tiene consecuencias nocivas para el medio ambiente y provoca el cambio climático.

Esta circunstancia, unido al agotamiento de estos recursos finitos y a las tensiones geopolíticas derivadas de las relaciones de dependencia energética entre países, ha puesto en evidencia la necesidad de un cambio de modelo urgente, desde uno basado en energías no renovables y contaminantes, hacia otro sostenible basado en energías limpias.

Hay que cambiarlo todo para que lo importante no cambie sino es a mejor. Es una tarea monumental y colectiva, que nos afecta a todos y todas. Al planeta, como tal, no le preocupa el cambio climático, pero al ser humano y a todos los seres vivos con los que compartimos este bello y especial planeta, sí. La supervivencia de nuestra forma de vida está en juego, eso es lo que nos dice la mejor ciencia disponible. La buena noticia es que también nos dice como evitarlo, sabemos cómo hacerlo. La duda es si querremos hacerlo.

En definitiva, deberíamos, si se nos permite expresarlo así, tratar de “aprovechar” la terrible erupción volcánica que nos ha tocado vivir, como “palanca” de cambio social, y para poderlo hacer real necesitamos la luz del mejor conocimiento posible.

Estos días, acompañados por reconocidos expertos provenientes del mundo universitario y de la investigación, pretendemos crear un encuentro de reflexión, una primera aproximación a la complejidad de estos fenómenos; crisis energética, pérdida de biodiversidad, agotamiento de recursos minerales etc, en el que a lo largo de tres días se analizarán, con carácter divulgativo y desde un punto de vista científico, las causas, los efectos y las implicaciones del calentamiento global a diferentes escalas, a nivel insular y a una escala más global. La intervención de nuestros Técnicos Insulares, unido a varios expertos y especialistas provenientes del mundo universitario e investigador centrarán los contenidos en diferentes aspectos relacionados con el cambio climático y la transición energética.

Por último, pero no menos importante, queremos aprovechar este foro para dar voz a los Perjudicados del Volcán, a la comunidad educativa, a las Asociaciones juveniles y las empresariales, porque. es juntos, tal y como nos enseñó la solidaridad que también despertó el volcán, como saldremos adelante".

Dª. Nieves Rosa Arroyo Díaz
Miembro corporativo titular del Área de Cambio Climático 
 
----
LA RECUPERACIÓN DE LA PALMA. HACIA UN FUTURO DE SOBERANÍA
(Antonio Aretxabala. La Palma, julio de 2022)

Europa, y concretamente España, carecen de equipos multidisciplinares de personas especializadas dedicados a la recuperación de regiones golpeadas por catástrofes, así hablamos de resiliencia. El vehículo que hace capaz la materialización de semejante meta es siempre la cultura. Pero la cultura aún se ve como un adorno de la sociedad, lo primero en lo que se recorta. La UME es de una efectividad incontestable, pero termina su trabajo a los pocos días; la labor de sobreponerse de toda una comunidad necesita de un entramado que va más allá de los parches iniciales y análisis de daños.

Hay un terrible problema de subestimación de los impactos en las personas y sus modos de vida. No hay diálogo con los historiadores. Además, los métodos de evaluación de los peligros no suelen contemplar todas las dimensiones sociales de cada comunidad. El resultado es que no se revela el riesgo a quienes toman las decisiones, los administradores y los ciudadanos.
 
La manera de superar una adversidad puede estar erróneamente basada en criterios previos al cambio brusco que introduce un impacto geológico o un cambio de paradigma económico, buscando una situación igual o similar a antes de la catástrofe. Por eso estas jornadas de reflexión en La Palma con la puesta en común de diferentes perspectivas, son necesarias, oportunas y sin duda, pueden suponer el inicio de un itinerario de regeneración integral de la isla.

Aprender a sobreponerse a las catástrofes
 
Existen ejemplos de comarcas que no solo se han sobrepuesto a las catástrofes, sino que han salido fortalecidas al encontrarse de nuevo con los valores ancestrales de su tierra. Ejemplos en España no faltan. El turismo científico basado en el lago glaciar y la cultura de la ecología son hoy una de las mayores fuentes de desarrollo de Sanabria; en el trasfondo la catástrofe de Ribadelago. Bilbao, en veinte años pasó de ser la ciudad sucia, insalubre, irrespirable, violenta y abandonada por excelencia, a la ciudad paradigma de la transformación alquímica. Es referencia en todas las guías internacionales del itinerario cultural europeo.

Santander, la capital cultural estival española fue golpeada por varias catástrofes en los siglos XIX y XX. Una cadena de negligencias provocó la explosión del mercante Machichaco con 51 toneladas de dinamita en 1893, arrasó media ciudad; cuatro décadas después sería bombardeada por los temibles aviones de Hitler. En octubre de 1938 los bombardeos se combinan con un par de terremotos de intensidad VII y epicentro en el Alto Asón, las partes altas de la ciudad ven sus edificios tambalearse, y se rompen los cristales de las casas. Tres años después sufre el peor de los incendios sucedidos en España: la ciudad queda reducida a escombros, los buques repiten en Morse: S.O.S., Santander en llamas… Más de 10.000 personas quedaron sin trabajo ni hogar. La comarca epicentral del Asón presume hoy de albergar varias cuevas Patrimonio de la Humanidad (UNESCO) pionera de un turismo científico basado en el interior terrestre.

Pero hay muchos más ejemplos. Hemos perdido buena parte de la capacidad de sobreponernos a las adversidades.

Pronto España entera lo tendrá que hacer. Deberá aprender a sobreponerse a las catástrofes, medioambientales, sequías prolongadas, inundaciones, ciclones, terremotos, pero también políticas y sociales. El problema de fondo es una falta de cultura excesivamente ligada a la actual debilidad institucional esculpida por el corto plazo. Cuando afirmamos que es la cultura la mejor de las herramientas para sobreponerse, lo hacemos avalados por decenas de estudios de comarcas que supieron reinventarse. Sobre todo, porque el panorama actual demuestra que el mayor grado de inseguridad en los hogares españoles ya no se debe a desastres naturales, volcanes, terremotos o inundaciones, cuando acabe 2022 más de un millón de desahucios se habrán consumado en España por una catástrofe financiera ocurrida en 2008. Otro ejemplo, ya fuera de nuestras fronteras es el vecino Centro Interpretativo sobre la erupción de Capelinhos (1957-58) en Azores, conocido mundialmente y con varios tipos de itinerarios adecuados al visitante.

El caso de La Palma
 
La Palma cuenta con una situación de salida favorable. Existe una infraestructura científica y cultural que se ha venido desarrollando desde hace décadas, generando valor entre una élite científica relacionada con la astronomía. Nuevas tecnologías basadas en la geotermia, el almacenamiento de energía renovable en las rocas volcánicas o la eficiencia en la iluminación, evitando la contaminación lumínica y el derroche, se encuentran ya interiorizadas por la población.
 
El acceso al agua, su distribución y el desarrollo de los sectores primarios deberán vivir un impulso que haga frente a la hegemonía del monocultivo y el transporte a largas distancias de productos basados en la agricultura intensiva. Para crear una cultura verdaderamente regenerativa, vamos a intentar diseñar procesos de ciclos de bucle cerrado interconectados como los que funcionaron en la isla antes de la irrupción de los combustibles fósiles. Incluyen ciclos de producción primaria de recursos biológicos con patrones de uso que permitan el cultivo en cantidades iguales o mayores de una manera sostenible. 
 
Ciclos de aprendizaje y adaptación en respuesta a los bruscos cambios en el entorno. Ciclos que mantengan las funciones básicas de los ecosistemas como agua limpia, aire limpio, recursos energéticos y materiales regenerables. Ciclos que separen todos nuestros productos en un metabolismo industrial para el reciclado y la reutilización de recursos tecnológicos o en un metabolismo biológico de recursos orgánicos, compostaje y su uso como fertilizante.
 
LA RECUPERACIÓN DE LA PALMA. HACIA UN FUTURO DE SOBERANÍA
(Ponencia en Los Llanos de Aridane)


 
ENTREVISTAS EN OTROS MEDIOS 

Entrevista en RNE con Adolfo Gallego
 
En EiTB EnJake con Xabier Lapitz y Radio Euskadi con Eva Caballero y Alfonso Montes de Oca

jueves, 23 de junio de 2022

NUEVAS E INQUIETANTES NOTICIAS SOBRE YESA

Queridas y queridos lectores. Tras las últimas noticias sobre el movimiento de los aliviaderos de la presa de Yesa y la solicitud hecha por varios grupos al Senado para que impulse una Comisión de Investigación sobre el recrecimiento de Yesa —especialmente en su marco económico, tal y como como Pedro Arrojo, Relator para el Derecho al Agua de la ONU y yo mismo pedimos en 2016 y 2018 en el Parlamento de Navarra y en Cortes de Aragón—, leo en la prensa que se ha cumplido un año desde que el Ministerio para la Transición Ecológica entregó un informe del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de España (CICCP) al Gobierno de Navarra y a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) sobre la seguridad de Yesa y su futuro. Un informe que, sin embargo, el Gobierno de Navarra asegura no haber recibido.

Más de 21 años han pasado desde que Jaume Matas (actualmente cumpliendo varias condenas por corrupción en diversas tramas delictivas) pusiera la primera piedra que, el 18 de mayo de 2001, inauguraba las obras de recrecimiento del embalse de Yesa. Un presupuesto de 113 millones de euros (equivalentes a los 18.800 millones de pesetas de la época) sería la adjudicación inicial para una obra que estaría terminada en 2005.

Sin embargo, los primeros informes técnicos advirtieron que la obra se alargaría hasta el año 2009. Tras las modificaciones pertinentes basadas en cambios en el proyecto inicial, se realizaron más informes y el periódico El Mundo sacó a relucir un enorme deslizamiento en la ladera izquierda en 2007 que tuvo que ser admitido por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) para poner el horizonte en el año 2015.

En ese transcurso de ampliaciones, especialmente tras la catástrofe de 2013, brotaron nuevos informes que detectaban graves problemas geotécnicos en ambas laderas, por lo que el horizonte para culminar la majestuosa ampliación se fue a 2016 y posteriormente a 2017 como definitiva. Así se le comunicó a los grupos políticos y a la sociedad en general, incluso desoyendo las voces de varios expertos afirmando la imposibilidad de cumplir tan atrevida promesa.
 
Entonces, fue el Tribunal de Cuentas —una entidad de todo, menos de carácter geológico— la que en 2018 dio un golpe encima de la mesa por el desvío presupuestario que ya era el triple y el desfase temporal (habían pasado más de 12 años desde la fecha de entrega inicial), poniendo en tela de juicio “su rentabilidad social en términos de satisfacción del interés público al que debe responder”.

Pero los caprichos del destino se lo llevaron a 2019 y una naturaleza algo terca se empeñó en que no, que tampoco. Así que el Gobierno de Navarra pidió, por algo más de 240.000 euros, otro informe de ámbito internacional y definitivo que recibió en diciembre de ese año 2019.

El Gobierno de Navarra acogió con notoria alegría el hecho de que la ladera derecha, que había sido la más rebelde, estuviera en “equilibrio estricto”, es decir, ni estable ni no estable, tal y como transmitió su portavoz, Javier Remírez, desde los medios de comunicación institucionales y privados a la ciudadanía, a nuestra empresa pública (CHE) y a las formaciones políticas navarras. Entonces 2020 sería la fecha definitiva.
 
Yesa: equilibrio estricto, factor de seguridad (FS)
 
Pero 2020 se había estrenado con nuevas grietas como manifestación superficial de las superficies de rotura recién formadas. Necesariamente vinieron acompañadas de nuevos informes, los cuales ya fueron presentados online tras la pandemia mundial declarada por la OMS, algunos de ellos independientes, como los de la Universidad de Zaragoza y la Fundación Nueva Cultura del Agua o de la Universidad del País Vasco.

Así que 2021 sería la fecha. Pero como a perro flaco todo son pulgas, en 2018 el Gobierno de M. Rajoy ya había dejado un regalo envenenado con otro informe definitivo, el de verdad de los definitivos, el encargado al Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos de España (CICCP) antes de salir del Gobierno de España tras la moción de censura por las graves sentencias de corrupción que condenaron al partido en el poder; el informe sería entregado en 2020 pero se pidió una prórroga y se fue a 2021.

El actual Gobierno de coalición se vio en la necesidad de asegurar que sería 2023 la fecha definitiva. No obstante, tampoco iba a ser ese el final de la obra del siglo. La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), a través de varios medios de comunicación, fue la encargada de dar a conocer la nueva fecha: 2027. Se habían movido hasta los aliviaderos de la presa por lo que éstos deberían ser anulados y reconstruidos en algún lugar estable, el más cercano pillaba a más de 50 metros de los actuales.
 
Evolución media del Factor de Seguridad (FS en rojo) de informes realizados entre 2001 y 2021. Obsérvese cómo éste disminuye con las ampliaciones de los presupuestos (en verde en millones de euros) que vinieron con las sucesivas modificaciones del proyecto.

En este itinerario de 21 años en que algunos que ya son padres nacieron bajo la amenaza de las inestabilidades irresolubles de Yesa, un número de dos cifras de informes y un presupuesto que se acerca a los 500 millones de euros han sido incapaces de asegurar la obra, sus plazos y el entorno.
 
Muy al contrario, como observamos en este gráfico recopilatorio (como el de arriba) que recoge la evolución media del Factor de Seguridad (FS) de informes realizados entre 2001 y 2021, las ampliaciones de los presupuestos (en millones de euros) que vinieron con las sucesivas modificaciones del proyecto, supusieron una merma en la seguridad, culminando en 2020 con la aceptación de someter a mayor riesgo y amenaza a la población (este paso importante se explica en este vídeo a partir del minuto 21':30'' o al final de este artículo en el mismo vídeo que lo cierra).
 
Dos urbanizaciones, El Mirador y Lasaitasuna, han tenido que ser forzosamente expropiadas y demolidas. La presa vieja se levantó en el estribo derecho casi dos centímetros y la ladera que la sustenta se deslizó más de 30 centímetros, mientras aún sigue dando sobresaltos a la población de Sangüesa de cuando en cuando. Los nuevos deslizamientos se activan y desactivan al son de las lluvias, los llenados o los vaciados. De los nuevos aliviaderos nada se sabe.

El Ministerio para la Transición Ecológica entregó hace un año un informe del Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos de España (CICCP) sobre la seguridad de Yesa a nuestra empresa pública CHE y al Gobierno de Navarra.

Lo que sí se sabe es que, gracias a las preguntas de un senador de Compromís, Carles Mulet, que ni es navarro ni aragonés, el Ministerio de Teresa Ribera entregó hace un año el informe definitivo de los definitivos a nuestra empresa pública CHE y al Gobierno de Navarra, el del Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos de España.
 
Nadie, que se sepa, conoce su existencia y con la pregunta del parlamentario Adolfo Araiz al Gobierno de Navarra sobre su paradero y conclusiones, el pasado mes de abril llegó la sorpresa. La respuesta literal del Ejecutivo, firmada por el consejero de Interior y vicepresidente Javier Remírez, decía:

"A la espera de su conclusión, el Gobierno de Navarra no ha recibido ninguna información referente al estado del dictamen final del informe encomendado al Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos (ICCCP) al que hace referencia ...". Así que tal y como publicó en abril de 2022 el Diario de Noticias “Nadie sabe, por tanto, en el Ejecutivo navarro, o al menos no hay constancia, de que dicho informe esté concluido ni el contenido que se detalla en el mismo, y si por tanto avala la continuidad de la obra”.

Decenas de informes definitivos desde 2001, que dejaron de ser definitivos tras cada deslizamiento previamente calificado como imposible, cada grieta tapada, cada rotura… Y si todos esos informes definitivos con fecha de caducidad no hubieran sido suficientes, ahora nadie sabe dónde está el que debería ser el nuevo informe más definitivo de todos, el informe que debería avalar la seguridad de Yesa y que se encargó hace cuatro años. Nadie lo encuentra, ni en cajones ni en ordenadores.

Y mientras tanto, entre tanta mentira, silencio, inutilidad, irresponsabilidad y temeridad institucional, ahí sigue una obra que nunca debió iniciarse, que se ha llevado por delante urbanizaciones, que dilapida ingentes cantidades de recursos económicos públicos, que impide una correcta gestión de los recursos hídricos en tiempos de cambio climático y que proyecta una alargada sombra de alto riesgo sobre las poblaciones río abajo.

Una bomba de relojería que evidencia dos cosas: la evolución histórica hacia situaciones cada vez más inseguras y un absoluto desprecio por la vida de miles de personas al asumir y alentar el aumento de esos riesgos y amenazas para favorecer nuevos negocios sufragados con dinero público.
 
¿En manos de quiénes estamos?

YESA 21 AÑOS DESPUÉS

lunes, 13 de junio de 2022

NAVARRA DE ESPALDAS A LA GEOLOGÍA. ASPECTOS HISTÓRICOS DE UNA DIFÍCIL RELACIÓN

 

Queridas lectoras y lectores, hay varias causas históricas para explicar la imagen anterior. Representa los “Lugares de Interés Geológico” (LIG) del Estado y en él se aprecia un llamativo “agujero blanco”: Navarra.
 
¿Por qué en Navarra no existen? A pesar de la riqueza geológica que nos rodea y de haber sido pionera en 1996 de una ley sobre espacios naturales que ya hablaba de patrimonio científico y geológico, tan solo la Cueva de Amutxate al norte de Huarte con el yacimiento de vertebrados del Plio-Pleistoceno (Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad del Estado) y el Balcón de Pilatos de las Bardenas Reales con las fallas normales miocenas en el área de Fustiñana desde 1991, son lugares que se han catalogado, pero no por ninguna institución foral, sino por el IGME.

Orígenes del abandono y la dejadez

La falta de interés por los valores geológicos del territorio navarro no son nada nuevo. Éste se puede seguir desde la desaparición de valiosísimos fósiles o minerales que ahora están en colecciones privadas o en instituciones de fuera de la Comunidad Foral, hasta el desprecio a los datos irrefutables si entorpecen según qué intereses políticos.
 
Hemos visto también unas curiosas causas, desde las supersticiones religiosas (por ejemplo, los terremotos se percibieron durante siglos como vergonzosos castigos divinos que había que ocultar por lo que se tacharon o borraron de los archivos diocesanos, especialmente ante los ojos de los reinos vecinos) hasta ciertos intereses económicos inconfesables.
 
Hace siglos que Navarra vive de espaldas (cuando no en conflicto directo) a las ciencias de la Tierra y el valor de prosperidad que aportan a la comunidad, solo por el hecho de que su arrinconamiento puede satisfacer intereses particulares o evitar poner en duda ciertos prejuicios políticos e incluso religiosos.

Éstos se desvelan desde el estudio profundo de la la geohistoria. También se percibe cómo se han esculpido aspectos muy concretos de sus sociedades históricas, los recursos que cimentaron cada organización social o cómo más recientemente los intereses cortoplacistas de ciertas élites empresariales o políticas se volvieron negacionistas de la dinámica geológica si ésta se percibía como un obstáculo para el lucro inmediato de grupos, familias o particulares influyentes, y se ha hecho aún a costa de la seguridad física y vital de comarcas enteras.

Ejemplos históricos

Interminables e impagables, destacan las obras del recrecimiento de Yesa, lleva ya más de 21 años de sobresaltos, cuadruplicando su presupuesto y se prevé que supere el año 2027 por serios problemas geotécnicos. Éstos, que fueron previstos por geólogos independientes a los que se tachó de alarmistas, son solo uno de los amargos ejemplos que se han vivido o aún se viven en la comunidad. Algunos técnicos y científicos fueron apartados del debate e incluso represaliados, mientras oficialmente dichos movimientos y problemas irresolubles se ocultaban a la opinión pública a la par que eran calificados como imposibles.

Recientemente el caso de las inundaciones de 2013, 2015, 2019 o 2021, catalogadas como muy improbables, con periodos de retorno de 100 y hasta más de 500 años, se están viviendo, como adelantaron varios científicos de la tierra, del orden de una vez cada cinco años e incluso varias veces al año.
 
Sin embargo, las medidas propuestas, por ejemplo desde el Ayuntamiento de Pamplona, no son capaces de apartarse de una lamentable actitud de "lucha contra las inundaciones", como si vivir en guerra continua contra la dinámica geológica del medio que garantiza nuestra existencia fuera la única opción de desarrollo y prosperidad posible; un camino por cierto, muerto ya desde, al menos 2008. Y todo gracias a un lucro rápido casi tan reciente como el despliegue histórico de nuevas tecnologías: el hormigón armado o la languideciente maquinaria de obra civil con motores de combustión interna de hidrocarburos. Esos tiempos nunca volverán (ver este artículo como esbozo del origen y desarrollo geohistórico de dichas tecnologías, este otro para comprender el presente y el futuro de las mismas y este otro para profundiar en las razones de por qué esos tiempos no volverán).
 
El impacto cada vez más agudo del cambio climático, con el declive de recursos minerales y energéticos, las burbujas del hormigón y el ladrillo, ahora la de los macropolígonos eólicos o fotovoltaicos, cierta minería especulativa, etc., han tenido que enfrentarse desde intereses muy particulares, a comunidades responsables que ven socavados sus medios de vida y perciben, una vez más, cómo se sigue erosionando el territorio natural, sus dádivas y la economía de la ciudadanía navarra para seguir favoreciendo, a costa de esquilmar el medio natural, únicamente otra economía especulativa que no deja ningún beneficio en el territorio, deja destrucción.
 
Pero aún es más traumático el legado que heredarán nuestras hijas y nietas. No solo material, también cultural. El hecho borrar los peligros reales del pasado, bien por prejuicios políticos, religiosos, bien por intereses lucrativos, hace invisibles (como otro agujero blanco) los riesgos geológicos que fueron histórica o económicamente sepultados por eufemismos. Las nuevas generaciones de políticos y dirigentes navarros viven bastante menos cultivados en la noción de riesgo o amenaza que sus predecesores.
 
El sobredesarrollo tecnológico, especialmente de las dos últimas décadas, pareció normalidad, lo que llevó al nuevo “homo tecnologicus” a dejar prácticamentede ser sensible a los peligros. En este tiempo, el concepto de riesgo pasó de ser algo sencillo y concreto a difuso y complejo, incluso manipulable. El atrevimiento se lanzó así hasta el infinito de tal manera que avanzar en proyectos y tecnologías suicidas, que no sólo destruyen el medio que nos sustenta, sino que dejan un regalo envenenado a las generaciones futuras, se instaló como algo normal, cínicamente justificable, pues había ciertos beneficios a corto plazo para una minoría privilegiada.

Divulgar desde la necesidad

Es así como en este programa que se enlaza al final de La Mecánica del Caracol de Radio Euskadi, quisimos poner de relieve esta realidad científica y social que lastra el progreso de Navarra en, precisamente ahora, uno de los sectores que más deberían cuidarse y fortalecerse para progresar hacia los retos de un siglo XXI enmarcado en un caos climático sin precedentes históricos ni prácticamente prehistóricos, un declive de recursos innegociable, una transición energética de marcado carácter especulativo que, probablemente no tenga ningún recorrido de carácter social y una apuesta por poner en valor el Patrimonio Geológico de una de las zonas más ricas, aunque como hemos visto, la más desasistida del Estado.

Para ello, Eva Caballero invitó al debate a Jokin del Valle que ha publicado innumerables artículos sobre la geología de Navarra, especialmente de edafología, tanto en instituciones científicas como culturales o desde varios departamentos del Gobierno de Navarra para el que trabajó durante décadas. A Humberto Astibia, un pamplonés que lidera la cátedra de Paleontología de la Universidad del País Vasco y ha descrito en incontables ocasiones el tesoro paleontológico del Terciario navarro, ciertos mamíferos previos al Cuaternario de incalculable valor para comprender nuestro devenir, además de los valores económicos, paisajísticos y del Patrimonio Natural navarro amenazados por los megaproyectos especulativos eólicos y fotovoltaicos. Y a servidor, que lleva años dando la matraca para conseguir bien poco.
 
Disfrutadlo.
 
NAVARRA DE ESPALDAS A LA GEOLOGÍA.
ASPECTOS HISTÓRICOS DE UNA DIFÍCIL RELACIÓN