lunes, 22 de septiembre de 2014

AGOSTO DE 2014, RÉCORD DE TEMPERATURA GLOBAL CON MAYO Y JUNIO

MÚSICA: SCHILLER, MITTERNACHT (SEHNSUCHT)


MUCHAS ZONAS DEL GLOBO PRESENTARON RÉCORDS DE ALTAS TEMPERATURAS EN AGOSTO DE 2014. VEMOS QUE AL IGUAL QUE EN JUNIO, EL MAR CANTÁBRICO Y EL MEDITERRÁNEO REGISTRARON TEMPERATURAS MUY POR ENCIMA DE LO NORMAL


Cuanto antes asumamos el nuevo contexto que nosotros mismos esculpimos, tanto mejor para tejer la red de convivencia pacífica demandada y necesaria. 

El conocimiento de nuestro medio tan dinámico y cambiante, debe por lo tanto fluir desde nuestras universidades como centros de distribución del saber. 

Les espera una sociedad que cada vez demanda más participación en las decisiones estratégicas globales: energéticas, ambientales, culturales. Los exiliados climáticos superan ya los 50 millones.



1. INTRODUCCIÓN

Como nos sucedió con el pasado mes de mayo y también con junio, la temperatura media mundial en el mes de agosto de 2014 ha sido la más alta desde que comenzaron los registros en 1880. Según el nuevo informe mensual de la agencia meteorológica de EEUU (NOAA), llevamos 38 agostos con una temperatura global por encima del promedio del siglo XX. El agosto de 1976 fue el último que bajó la media.

Las temperaturas medias terrestres y oceánicas de agosto 2014 rompen todos los récords conocidos, como lo hicieron mayo y junio. Julio de 2014 es el cuarto julio más caliente de la historia instrumental. Agosto ha arrojado un valor de 16,35 grados, 0,75 por encima de la media de todo el siglo XX. Así como junio superó el récord anterior de 2010 con 0,72 grados por encima del promedio, agosto lo hace ahora con el de 1998. Tres de los últimos cuatro meses han batido todos los récords de la historia.


ANOMALÍAS DE TEMPERATURA DE AGOSTO DE 2014 CON RESPECTO A 1951-1980 (NASA)



2. OTRAS REACCIONES DEL PLANETA

Sabemos que tres cuartas partes del aumento de la temperatura del planeta han sido absorbidas por los océanos, lo cual aminora ciertos efectos negativos en tierra. Nuestro modo de vida basado en la quema de combustibles fósiles que ya va para tres siglos, es indudablemente el responsable. Entre el 2001 y el 2011 la mayoría de los países rompieron récords, los niveles de los mares se incrementaron el doble de rápido que en el siglo anterior, y ya vamos a una tasa 3 mm por año, 4 mm en los mares del sur. Mayo, junio y agosto de 2014 no conocen precedentes continentales ni oceánicos. El mar no sólo aumenta su volumen por fusión del hielo, buena parte ya lo hace por dilatación.

Es probable que la capacidad de absorción de calor por parte de nuestros océanos esté tocando techo, así éstos han absorbido ya cerca de un tercio de nuestras emisiones de CO2 desde la revolución industrial, pero a costa de su propia acidificación. El pH ha descendido de 8,2 a 8,1 en las últimas décadas y a finales de siglo si no aplicamos nuevas políticas, éste podría bajar hasta 7,8.

Los grandes depósitos de metano preservados por terrenos congelados (permafrost) o bajo el mar ahora se escapan a la atmósfera; este verano ha sido testigo de la aparición de los enigmáticos agujeros con escape de metano en la península de Yamal en Rusia; el metano es 25 veces más potente como gas de efecto invernadero que el CO2. Enfermedades tropicales comienzan a arraigarse en América del Norte, Japón o Europa. Especies invasoras marinas del sur se expanden cada vez más hacia el norte, las autóctonas desaparecen, este empobrecimiento de la biodiversidad conlleva consecuencias imprevisibles.

EL PRIMER AGUJERO ENCONTRADO EN LA PENÍNSULA DE YAMAL EN JULIO DE 2014


2. ASUMAMOS LA REALIDAD Y ACTUEMOS EN CONSECUENCIA

Mientras la temperatura global aumenta, también lo hace la variabilidad de las temperaturas extremas. La mayoría de las modelizaciones muestran un calentamiento global acompañado por fuertes olas de frío cada vez más penetrantes hacia zonas más templadas, las más densamente pobladas.

Cuanto antes asumamos este nuevo contexto que nosotros mismos esculpimos, tanto mejor para tejer la red de convivencia pacífica demandada y necesaria. El conocimiento de nuestro medio tan dinámico y cambiante, debe por lo tanto fluir desde nuestras universidades como centros de distribución del saber. Les espera una sociedad que cada vez demanda más participación en las decisiones estratégicas globales: energéticas, ambientales, culturales. Los exiliados climáticos superan ya los 50 millones. 

Se reclama desde las universidades cada vez más la integración del cambio climático en la planificación territorial, en todas nuestras políticas de gestión urbanística y costera, de la salud, de infraestructuras. El papel de los arquitectos y urbanistas del siglo XXI comienza a definirse en un nuevo contexto de conocimiento de un medio muy dinámico y cambiante que se calienta sin precedentes conocidos en el registro geológico.

El marco de adaptación de nuestras ciudades a este escenario global coincide con el más fascinante acontecimiento, también sin precedentes, de nuestra historia: más de la mitad de la población ya vivimos en ciudades; es la población completa que albergó la Tierra en 1980, otra nueva y deslumbrante experiencia para la vida en este planeta.

CADA VEZ MÁS ÁREAS EXTENSAS DEL SUR DE EUROPA Y DE NORTEAMÉRICA SE DESERTIZAN IRREMISIBLEMENTE